China anuncia temporada de veda en zonas de desove de calamares

¿Las prohibiciones temporales dirigidas a las flotas de aguas distantes en el Atlántico y el Pacífico ayudarán a las poblaciones de calamares?

Compartir

Calamar Humboldt

El calamar de Humboldt, una de las dos especies que las temporadas de veda pretenden proteger (Imagen: Alamy)

A principios de junio, la oficina de pesca del Ministerio de Agricultura de China anunció planes para el cierre dos temporadas pesca de calamar en zonas localizadas en el Atlántico suroccidental y el Pacífico oriental, con el objetivo de otorgarle a dos especies una mejor oportunidad de reproducción.

Las temporadas de veda cubren aquello que se considera como los principales sitios de desove del calamar de Humboldt, en aguas al oeste de las Islas Galápagos de Ecuador, desde julio a septiembre, y del calamar de aleta corta argentino, localizado frente a la Argentina, Uruguay y Brasil, desde septiembre a noviembre.

Esta es la primera vez que China ha impuesto voluntariamente una temporada de veda en alta mar. Algunos expertos consideran que es un importante paso hacia adelante en la gestión de la Pesca en Aguas Distantes (DWF, por sus siglas en ingés) de China y un avance crucial para proteger la industria de la pesca de calamar. Pero otros consideran que el impacto será limitado y se necesita una supervisión más estricta de los buques pesqueros, o incluso un nuevo organismo de gestión pesquera abocado específicamente a los calamares.

Dos especies sobreexplotadas

A diferencia de los peces como el atún, las 10 principales especies de calamar destinadas a la pesca comercial tienen una vida útil de tan solo un año y mueren después del desove. Por lo tanto, el tamaño de la población es particularmente vulnerable a factores externos. El patrón climático de El Niño y otros cambios en el entorno del océano pueden generar que los números fluctúen en un factor de diez. Los calamares también se encuentran amenazados por la sobrepesca, y la mayoría de las especies de valor comercial ya se pescan a niveles insostenibles.

El calamar de aleta corta argentino y el calamar de Humboldt son dos de las especies comúnmente capturadas por los buques chinos. Las poblaciones del calamar de aleta corta argentino han sido bajas en los últimos años, con una captura promedio de los buques chinos en el suroeste del Atlántico de solo 50 toneladas en el 2019, en comparación con una cantidad que anteriormente llegó a las 2,000 toneladas, según declaró un vocero de la Asociación de Pesca de Agua Distante de Zhoushan.

Esta escasez forzó a los buques pesqueros a dirigirse hacia al Pacífico antes de lo habitual. Según datos de la FAO, las capturas de los calamares aleta corta argentino, el de Humboldt y el volador japonés han disminuido durante cuatro años consecutivos, y el aleta corta argentino ha experimentado su mayor caída.

En Seafood Watch, una guía sostenible de productos de mar producida por Monterey Bay Aquarium, el calamar de aleta corta argentino recibe una calificación roja, lo que significa que la pesca se produce a niveles insostenibles. Como resultado, la especie no puede venderse en supermercados u hoteles en América del Norte que hayan asumido compromisos estrictos de sostenibilidad, según Wang Songlin, presidente de la Sociedad de Conservación Marina de Qingdao. El calamar de Humboldt tiene una calificación amarilla, lo que se traduce en que no existe un problema significativo de sobrepesca, pero la gestión de la pesca podría optimizarse.

Aquellos países con poblaciones importantes de calamares en sus zonas económicas exclusivas, como Perú y México, ya utilizan cuotas y "proporciones de captura", en las que se puede pescar un porcentaje limitado de la población capturable. "Pero muchas especies de calamar comercialmente valiosas migran entre las aguas nacionales y la alta mar, y actualmente no existe una organización pesquera destinada a administrar los recursos de calamar", explicó Wang Songlin.

China es un importante receptor, comerciante y consumidor de calamares oceánicos. Su flota de aguas distantes representa el 20% de la captura mundial y entre el 50 y el 70% de la captura en alta mar, según Chen Xinjun, jefe del grupo de tecnología de pesca de calamar de la Asociación Nacional de Pesca de Aguas Distantes de China. El calamar representa un tercio de todas las capturas de Pesca de Aguas Distantes de China y durante nueve años consecutivos, China ha capturado más calamares que cualquier otra nación.

“China es el mayor procesador y exportador internacional de calamares. Conservar las poblaciones de calamar en alta mar es crucial para la sostenibilidad de esa industria ", dijo Wang. Él cree que hacerlo es coherente al interés de China, y que el tamaño y la influencia de la industria significa que debería actuar como una potencia pesquera responsable.

Una temporada de veda voluntaria

Sin embargo, las temporadas de veda solo cubren una pequeña parte del área donde se encuentran las poblaciones de calamares, y no se aplican durante la temporada principal de pesca. Wang dijo: "El aspecto más importante de una temporada de veda es proteger el desove". Siempre que se cubran los principales lugares y tiempos de desove, será efectivo, agregó.

Según un documento sobre la pesca mundial de calamar publicado en el 2015, el calamar de aleta corta argentino se reproduce principalmente en julio y agosto en la plataforma continental y en la pendiente frente al norte de la Argentina, Uruguay y Brasil. Eso coincide estrechamente con la ubicación y el momento de la temporada de veda propuesta allí por China.

El calamar de Humboldt se reproduce durante todo el año, pero con dos picos que se registran de febrero a abril y de septiembre a noviembre. Ese segundo pico coincide con la temporada de veda de China. Pero el documento de pesca de calamar asegura que se necesita una mayor investigación sobre los sitios de desove del calamar de Humboldt. Existen grandes poblaciones de calamar en alta mar a 200 millas náuticas de Ecuador y Perú, según un libro sobre pesquerías de aguas distantes editado por Chen Xinjun.

El anuncio sostiene que el resultado de las medidas se evaluará de manera anual, y la duración y el alcance de las temporadas de veda se ajustarán en consecuencia. El éxito, por supuesto, dependerá no solo de la cobertura del área correcta, sino también de una efectiva supervisión y aplicación.
La flota de Pesca de Aguas Distante de China ha cometido infracciones significativas de las reglas en ambas áreas propuestas para la temporada de veda. Un capitán de un barco sospechoso de pescar tiburones en las Islas Galápagos de forma ilegal ha estado bajo custodia en Ecuador desde el 2017.

Los barcos chinos han pescado repetidamente en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Argentina. Según Wang Songling, debido a que las especies de calamar comercialmente pescadas son capturadas por embarcaciones migratorias, a veces ingresan en aguas nacionales en busca de ellas. Las temporadas de veda en cierta medida pueden reducir el riesgo de tales incidentes.

A principios de mayo, un buque pesquero chino fue perseguido por la guardia costera argentina después de pescar calamares en la ZEE argentina. Pero según Global Fishing Watch, una organización sin fines de lucro, es más probable que se encuentren embarcaciones chinas en las aguas del sur de Argentina durante la temporada de pesca de calamar (de diciembre a julio), y no en el tiempo o el lugar correspondiente a las temporadas de veda. Milko Schvartzman, un experto en pesca argentino sostuvo que los cierres no cambiarán el comportamiento durante las temporadas de pesca reales.

Schvartzman piensa que la inclusión de medidas de gestión de embarcaciones como el monitoreo y los registros electrónicos de pesca son positivos, calificándolos como "un paso en la dirección correcta para evitar conflictos y sobrepesca y de la pesca INDNR. Pero para que sean efectivos, deben implementarse bajo un proceso transparente y verificable ".

¿Sucederá?

La implementación de la temporada de veda dependerá de una sólida gestión de los buques.
China ha estado trabajando para fortalecer la gestión de su flota DWF. Un documento de planificación de DWF publicado en el 2017 requería un uso más amplio de los sistemas de monitoreo remoto, registros informativos de las capturas en tiempo real y una mejor cobertura por parte de los observadores de la pesca.

Todas estas medidas se utilizarán para supervisar las temporadas de veda de pesca de calamar. Las regulaciones para un sistema de monitoreo de buques DWF que entró en vigor en enero poseen requisitos más estrictos, con ubicaciones que a partir de ahora se informarán a cada hora, en lugar de cada cuatro horas, y nuevas advertencias y alertas tempranas por las brechas fronterizas.

"Si se implementa estrictamente, el sistema de monitoreo de buques por sí mismo sería suficiente para hacer cumplir la temporada de veda", dijo un experto de DWF que solicitó permanecer en el anonimato.

De acuerdo con las reglas, todos los buques DWF deben tener instalado un sistema de monitoreo de buques (VMS), a menos que se faenen en aguas con requisitos particulares. El VMS envía señales encriptadas en una frecuencia monitoreada por el gobierno y generalmente es más confiable que el sistema de identificación automática (AIS) utilizado para evitar colisiones. En China, también se monitorea el número de días dedicados a la pesca, que luego se utiliza para calcular los subsidios a la pesca.

Para controlar una flota pesquera en constante expansión, China también ha endurecido los castigos por infracciones. Desde principios del 2018, los capitanes y los funcionarios de la compañía culpables de infracciones importantes a las reglas han sido incluidos en listas negras y se le prohibió temporalmente ejercer su trabajo, mientras que las compañías involucradas pierden subsidios y están prohibidas temporal o permanentemente del DWF. Estas medidas se han escrito en las regulaciones de DWF y en la revisión de la Ley de Pesca, otorgándoles plena fuerza legal.

Pero, aunque los datos de monitoreo de buques son una herramienta tan importante para la seguridad de los buques y la gestión de la pesca, solo Indonesia, Chile, Panamá y Perú lo han hecho público.
Esto dificulta que otros países evalúen cómo se aplican las reglas. Los buques de muchas naciones pescan ilegalmente en las ZEE de otras naciones. Prevenir tales invasiones siempre ha sido un problema. En teoría, hacer públicos los datos de ubicación reduciría su práctica. Según Milko Schvartzman, tres buques, incluidos los chinos, pescaron en la ZEE de Argentina en el mes de mayo. Cuando están tan lejos de casa, a menudo los capitanes están dispuestos a correr riesgos.
Organizaciones de gestión pesquera

"Los ajustes al alcance de la temporada de veda, y las mejoras a las medidas tomadas, se pueden hacer más tarde, lo más importante es dar el primer paso". El experto anónimo de DWF dijo que no puede establecer una política más sólida de inmediato, si se va a aceptar e implementar sin problemas.

El anuncio del Ministerio de Agricultura también estableció que sugeriría que las organizaciones regionales de gestión pesquera (OROP, por sus siglas en inglés) consideren medidas más efectivas a largo plazo, como implementar temporadas de veda a nivel internacional alineadas con las de China, o establecer una organización internacional de gestión de calamar.

Actualmente, las OROP gestionan recursos pesqueros importantes y valiosos en alta mar. Se aseguran la utilización de los recursos de forma sostenible al monitorear las poblaciones de animales marinos, la captura incidental y la capacidad de pesca, y la supervisión de la actividad pesquera.

Su influencia sobre los buques pesqueros chinos está aumentando: para cumplir con las reglas de las OROP a las que se ha adherido, China ha establecido un centro de cumplimiento para capacitar al personal de la industria pesquera. En abril, realizó la primera evaluación de cumplimiento corporativo. Los resultados de esa evaluación contribuirán a las decisiones sobre futuras actividades pesqueras y a los subsidios.

Milko Schvartzman considera que, aunque Argentina no apoya la idea de una OROP dedicada a los calamares, una organismo similar a una OROP constituiría una mejora y contribuiría a mantener las poblaciones de calamares: "Quizás una organización con algunas de sus características y con una estructura diferente, un nuevo tipo de organismo de conservación y regulación puede ser posible con el acuerdo de los estados más involucrados".

Esta historia fue publicada originalmente en China Dialogue Ocean.