OPINIÓN: Empresas chinas en América Latina, ¿qué deben saber de la región antes de invertir?

A medida que aumenta relación económica entre Perú y China, se hace más necesario un mayor diálogo sobre el marco legal del país en lo social y ambiental

Compartir

China Peru

Una ceremonia en la embajada de China en Lima conmemora los 170 años de inmigración china en Perú. Hoy, las ONGs piden que las inversiones chinas respeten el derecho de los pueblos indígenas a la consulta previa (imagen: Cancillería de Perú)

La relación comercial entre Perú y China se ha afianzado incluso en tiempos de la COVID-19, continuando con la negociación de acuerdos, como el Tratado de Libre Comercio o la compra de la empresa más importante en energía eléctrica de Perú (Luz del Sur). Por ello, es necesario fomentar el diálogo con sociedad civil, funcionarios públicos y sector privado de China para la comprensión del marco normativo socioambiental, de manera que se contribuya a mejorar la sostenibilidad de las inversiones del país asiático en el país.

Cabe mencionar que, la compra de Luz del Sur incrementa el patrimonio de la empresa china Three Gorges Corporation en Perú, pues también es socia mayoritaria de la central hidroeléctrica de Chaglla, ubicada en el departamento de Huánuco. Este proyecto tenía como titular a Odebrecht, el cual dejó compromisos pendientes por cumplir, como la construcción de obras y asegurar el acceso al agua a las comunidades aledañas, motivo de conflictos en el año 2019. Además, hasta el momento, Chaglla aún no es parte del proceso de investigación del caso Lava Jato. Esta incertidumbre genera un riesgo el desarrollo de su diseño de un proyecto, el cual también ha sido observado por las comunidades por su falta de transparencia y adecuados mecanismos de diálogo.

El uso sostenible de los recursos naturales debe ser interiorizado por el sector empresarial chino

Por ello, se deben recoger las lecciones aprendidas como del proyecto como el Lote 58, en Cusco, donde la empresa China National Petrolum Corporation compró sus acciones y continuó con las mismas condiciones socioambientales, careciendo de una eficiente gobernanza, y donde el Estado peruano no cumplió con el derecho de consulta previa.

En ese sentido, las organizaciones de sociedad civil de Latinoamérica, así como instituciones chinas ven como una oportunidad para recomendar mejoras a las inversiones, la generación de espacios de intercambio. Siendo así, Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR, Perú), Green Camel Bell (China), China Civil Climate Action Network (China), Chongqing Renewable Energy Society (China), Chongqing International Culture Exchange Center (China), organizaron un primer espacio llamado “Peru Environment and Investment Forum (2020 China-Latin America Cooperation Regional Cooperation Forum - Part 2)” el 9 de agosto de 2020.

Este espacio fue un acercamiento a la comunidad china con el contexto político, económico; así como a la normatividad ambiental y social, que se incluye en el marco del desarrollo de inversiones entre ambos países.

En dicho evento, participaron especialistas como Jingjing Zhang de China Accountability Project, quien señaló que los líderes de las empresas chinas deben saber los riesgos ambientales, antes de que se den las inversiones. También consideró necesario comprender las normas ambientales y de pueblos indígenas al momento de invertir en Perú y América Latina, e implementar mecanismos de debida diligencia al realizarse proyectos en zonas biodiversas. En el marco de la Iniciativa la Franja y la Ruta Jingjing Zhang precisó que los tratados internacionales en los que tanto China como Perú forman parte, vinculados al uso sostenible de los recursos naturales, necesitan ser interiorizados por el sector empresarial chino.

Conociendo a Perú

Junto a Jingjing Zhang también acompañaron desde el lado peruano Mercedes Lu de Environmental Law Alliance Worldwide (ELAW), Germán Alarco, catedrático de la Universidad del Pacífico y Denisse Linares, especialista de DAR, cuyos aportes buscaban profundizar aún más los conocimientos del público asiático sobre nuestro país.

Por ejemplo, Mercedes Lu (ELAW) explicó sobre los riesgos sociambientales, debido a la falta de aplicabilidad de las normas. Agregó que Perú ha pasado por una serie de paquetazos que han flexibilizado aún el marco normativo socioambiental, por lo que las inversiones extranjeras podrían aplicar estándares internacionales frente a normas más laxas. Por su parte Germán Alarco señaló las diferencias en cuanto al comercio exterior; la diversificación productiva, entre otros. Recomendó mejorar la aportación fiscal de empresas extractivas, incluidas las chinas, pues la aportación neta actual es reducida y en muchos casos hay subsidios a empresas mineras.

Denisse Linares (DAR) brindó un panorama a la comunidad china sobre el marco normativo peruano socioambiental, que deben respetar sus inversiones, haciendo énfasis en el Sistema Nacional de Evaluación Ambiental y su carácter obligatorio para la aprobación de proyectos de inversión. Esto es importante que sea interiorizado en el empresariado chino, pues en muchos casos, es en el marco de este procedimiento que se transgreden las normas ambientales, al no cumplir de manera efectiva con herramientas como el estudio de impacto ambiental. Asimismo, es imprescindible que se reconozcan a los pueblos indígenas y su derecho a la consulta previa, el cual es obligatorio en nuestro Perú, una diferencia sustancial con China, donde solo se reconocen a las minorías étnicas.

Frente a ello, tratados firmados tanto por Perú y China, como el Convenio de Diversidad Biológica, deben ser los puntos de encuentro para mejorar los estándares ambientales en sus relaciones comerciales. De lo conversado, también se considera vital integrar los estándares ambientales y sociales en los TLC; lo cual cobra relevancia dada la presencia de China en el Foro de Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, un espacio para el reconocimiento de derechos.