China y América Latina: ¿Dependencia en el siglo XXI?

Barbara Stallings, experta en relaciones internacionales, conversó con Diálogo Chino sobre su nuevo libro que da vida a una idea pasada de moda

Compartir

China LAC dependency theory 21C

China y Venezuela firmaron acuerdos secretos con poca transparencia, dijo a Diálogo Chino la profesora de relaciones internacionales Barbara Stallings (imagen: Alamy)

Frustrados por las anteriores suposiciones de que las economías y sociedades latinoamericanas acabarían desarrollándose y convirtiéndose en "modernas", como lo habían hecho los países ricos, algunos estudiosos del decenio de 1960 sostuvieron que durante siglos había existido entre ellos una dinámica de dependencia, lo que impedía a los países pobres desarrollarse.

Los teóricos de la dependencia postularon que, desde la integración de América Latina en la economía mundial capitalista en el siglo XVI, principalmente como exportadora de mercancías, su destino había estado en manos de las elites del "núcleo" industrializado y de sus propios países "periféricos". Europa representó el primer centro y después de la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. emergieron como el líder global.

La teoría de la dependencia hizo importantes contribuciones al estudio de las relaciones internacionales, especialmente por parte del chileno Enzo Faletto y el brasileño Fernando Henrique Cardoso, quien más tarde sería el presidente del país. Sin embargo, cayó en desgracia en las décadas de 1980 y 1990 cuando el consenso sobre la necesidad de mercados abiertos y el liberalismo político se extendió por todo el mundo y los críticos lo criticaron por negar la propia agencia de los países en desarrollo.

dependency theory China-Latin America in C21

Pero en su nuevo libro ¿Dependencia en el siglo XXI? La economía política de las relaciones entre China y América Latina, Barbara Stallings argumenta que, con el ascenso de China, la teoría poco moderna puede proporcionar nuevas perspectivas sobre la relación de la nueva superpotencia mundial con América Latina.

Stallings, profesora de la Universidad de Brown en los Estados Unidos, habló con Diálogo Chino sobre sus razones para revisar la teoría de la dependencia, por qué la gran apuesta de China por Venezuela no ha sido tan desastrosa como parece, y qué significan las próximas elecciones en los Estados Unidos para las tensiones geopolíticas sobre América Latina.

Diálogo Chino [DC]: ¿Qué le hizo querer volver a la teoría de la dependencia como una forma de mejorar nuestra comprensión de las relaciones contemporáneas entre China y la ALC?

Barbara Stallings [BS]: Recibí una invitación de los editores de una serie de libros cortos de Cambridge University Press llamada "Elementos". La serie en la que yo estaba involucrada quería tener sus primeros libros sobre conceptos que se originaron en América Latina y viajaron a otras regiones. La dependencia es claramente un candidato principal. Estaban interesados en revisar la literatura sobre dependencia y ver hasta qué punto es útil hoy en día. Decidí al final del día que la dependencia proporciona un marco útil para mirar a China y América Latina.

DC: ¿Hay algún ejemplo de un país latinoamericano que tenga una relación de dependencia con China en este momento?

BS: Una de las cosas que hice en el libro fue dividir a América Latina en dos grupos. En un grupo está claro que Venezuela es el principal ejemplo. Estaba bastante dispuesto a seguir cualquier regla que China pusiera sobre la mesa y firmar acuerdos de trastienda sin transparencia.

Por otro lado, hay países que se enorgullecen del estado de derecho, de los cuales Chile sería un ejemplo. Chile se enorgullece de tener normas para la contratación pública. Si, por ejemplo, una empresa china quisiera construir un puente, Chile diría: "Entra en la lista y puja por él... Si ganas la licitación, está bien. Si no lo haces, no te necesitamos". Pero recientemente se han metido en un pequeño problema con su cable submarino [de fibra óptica], que se suponía que iba a ir de Chile a Asia y sería construido por una empresa china. Pero de una manera u otra fueron persuadidos por los EE.UU. que era una mala idea y ahora una empresa japonesa va a construir el cable. China también compró la principal compañía chilena de litio y está tratando de que Chile exporte litio crudo, o en el mejor de los casos, litio refinado, pero ciertamente sin baterías.

DC: ¿Qué tan deseable es una situación de dependencia para China en casos como el de Venezuela? ¿Hay un nivel óptimo de dependencia que China quisiera?

BS: Creo que China tenía una idea muy diferente cuando todo esto comenzó con Hugo Chávez. Sabían mucho menos sobre América Latina entonces que hoy en día. Aquí había una importante fuente de petróleo a la que podían atar los pagos de la deuda de una manera muy inteligente. Los EE.UU., a través del mercado de bonos, y China a través de los bancos políticos, básicamente prestaron a Venezuela la misma cantidad de dinero - 60 mil millones de dólares. Ahora, la exposición de China es de 20 mil millones de dólares y la de los EE.UU. es de 60 mil millones de dólares. Alguien era más inteligente que otra persona.

Lo que los chinos no querían hacer en absoluto era entrar en una relación política. Chávez quería arrastrar a China a sus alcaparras anti-EEUU. China vio claramente que atar a Venezuela al mecanismo de petróleo por dinero - y no sé si alguna vez pensaron en la palabra dependencia - como una forma de tratar de obtener algún control y asegurarse de que se les devuelva su dinero.

DC: ¿Qué tan frecuente es la dependencia en el pensamiento de las instituciones latinoamericanas hoy en día en sus tratos con socios internacionales como China?

BS: El término dependencia cayó en descrédito en la década de 1990. Hay algunas personas que han comenzado a usar el término nuevamente. Pero los responsables de la política económica en particular no querrían que los sorprendieran usando el término dependencia. Dicho esto, la idea que subyace a la dependencia y que preocupa mucho a la gente es hasta qué punto estos grandes proyectos de inversión chinos y la gran dependencia de los mercados chinos están dando lugar al mismo tipo de cosas que solíamos llamar dependencia, de modo que los chinos tienen mucho que decir sobre el tipo de políticas económicas que se siguen y consiguen obtener las materias primas que necesitan, como ocurrió en períodos anteriores con Europa y los Estados Unidos.

Una de las cosas interesantes son las relaciones políticas entre China y América Latina. Mucha gente piensa que es principalmente economía. Estoy de acuerdo en que es principalmente economía en este momento, pero creo que es útil tratar de ver los tipos más tradicionales de relaciones diplomáticas e incluso las relaciones militares. Todas ellas encajan en lo que el enfoque de la dependencia de Cardoso y Falletto hablaba en términos de redes entre los países de ALC y en este caso China, pero antes los EE.UU. y la UE.

DC: En el libro se habla de estos "vínculos" que permiten que se formen situaciones de dependencia. ¿Qué se requiere para que China y ALC construyan conexiones de manera que no resulten en dependencia?

BS: Hay dos libros blancos chinos sobre América Latina. ¿Hay algún libro blanco de los países latinoamericanos? Los chinos ven claramente este intercambio como uno que pueden manejar. Traen periodistas o estudiantes, legisladores o empresarios a China y les enseñan los alrededores y muestran las cosas que China quiere que vean. Les dan la narrativa de "ganar-ganar" y cómo pueden trabajar juntos. El intercambio es un tema importante aquí.

Cuando empecé a enseñar en China hace cinco años, en la Universidad Normal de Pekín, fue en uno de los muchos programas en toda China establecidos a través del mecanismo de ayuda exterior para traer estudiantes de países en desarrollo para hacer un MA [postgrado] en China. Estos eran principalmente estudiantes africanos, había uno latinoamericano. Estuvieron allí durante dos años con la idea de que volvieran a sus países y tuvieran una visión positiva de China y ayudaran a construir relaciones.

Otra cosa importante son los institutos de Confucio, que los EE.UU. están tratando de cerrar en casa, y en otros lugares si pueden. Pero el lenguaje es uno de los bloqueos clave. China está tratando de proporcionar formación lingüística a las personas de los países en desarrollo. También hay un número creciente de programas latinoamericanos en universidades y centros de estudios en China. Están tratando de crear experiencia a su favor, y al igual que nosotros [los EE.UU.], tratando de crear experiencia en América Latina de un tipo particular.

DC: Los teóricos de la dependencia imaginan un sistema de países centrales y periféricos y China prevé y promueve un orden mundial basado en la multipolaridad. ¿Cómo encajan estas dos ideas?

BS: China realmente imagina "unipolaridad" o "bipolaridad". La dependencia, al menos la versión más sofisticada, tenía en mente el núcleo, la semiperiferia y la periferia. En el curso que imparto se considera a China como una economía asiática en desarrollo con éxito y, al mismo tiempo, como un importante actor mundial que ayuda a configurar el destino de otros, en este caso de América Latina. En 1949, China formaba parte de la periferia. Se elevó a la semiperiferia y ahora está tratando de abrirse camino en el núcleo. El contraste entre la renta per cápita de China y su PIB agregado es la mejor demostración de esta versión bicéfala de China en la economía mundial. Han abandonado el [mantra] de Deng Xiaoping "sé modesto y esconde tus intenciones", y ahora Xi Jinping quiere ser lo más abierto posible a que China tiene el mejor modelo para los países en desarrollo.

DC: El consenso sobre la necesidad de gobiernos abiertos y libre comercio fue apoyado por las instituciones financieras con sede en Washington. ¿Cómo ve usted los cambios que China ha hecho en la arquitectura financiera de desarrollo global en América Latina?

BS: Una de las cosas realmente interesantes de esto es que si EE.UU. y Occidente en general hubieran sido más acogedores con China, probablemente no existiría ninguna de las instituciones [nuevas iniciadas por China]. Estuve en la reunión del Banco Interamericano de Desarrollo [BID] cuando los chinos pensaron que estaban comprando acciones flotantes, sólo para que se les dijera: "No, las estamos vendiendo a Corea". Los chinos estaban furiosos. Hicieron un ataque increíblemente amargo contra el BID porque no pudieron entrar de la manera que esperaban. De manera similar, si nosotros [los EE.UU.] hubiéramos estado dispuestos a aumentar sus acciones en el FMI y el Banco Mundial, entonces ¿quién sabe si el AIIB y el banco BRICS existirían? ¿China está creando una nueva arquitectura financiera global? Creo que está más interesado en las relaciones bilaterales. Quiere decir que se está apoderando del manto del multilateralismo desde que Trump lo dejó caer.

DC: ¿Qué tipo de cambios en la relación de China con América Latina prevé si se elige un nuevo presidente de EE.UU. el 4 de noviembre?

BS: Espero cambios moderados, más en términos de estilo que de sustancia. Una de las pocas cosas en las que la izquierda y la derecha están de acuerdo en los EE.UU. es que están en contra de China - que necesitan tomar una posición más dura. Biden puede incluso ser empujado a tomar una posición más dura de lo que es ahora. Ha tratado de resistirse a ello. No habrá un gran cambio en términos de que seamos más amigables con China.

Lo que sí creo que puede suceder es que habrá un cambio de estilo. Probablemente, EE.UU. dejará de intentar acosar a los países de América Latina y el Caribe, como lo ha hecho [el Secretario de Estado Mike] Pompeo con su actuación "China es un actor horrible, que quiere matarlos a todos". Esto se debe en parte a que América Latina volverá a donde estaba bajo la administración de Obama - no es muy importante. Para usar una frase que es popular en los EE.UU. en este momento en otro contexto, "van a quitar la rodilla del cuello de América Latina", sin duda en cuanto a enviar al secretario de Estado para tratar de eliminar sus relaciones con China. Pueden volver a la idea de que China puede ayudar a los países de América Latina a crecer porque realmente lo van a necesitar ahora. En el mejor de los casos será una "negligencia más benigna". La ventaja a la que ha vuelto Trump, similar a los malos tiempos, si no desaparece por completo, al menos se convertirá en mucho menos por adelantado.