Opinión: Qué significan las elecciones en Estados Unidos para las relaciones entre China y América Latina

América Latina no puede depender únicamente de Estados Unidos o China para impulsar el crecimiento regional, escribe Barbara Stallings

Compartir

US elections China Latin America

La sombra de las elecciones estadounidenses se cierne sobre el papel de China en la recuperación del crecimiento en América Latina después del Covid-19 (imagen: Alamy)

Las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre tendrán importantes implicaciones para las relaciones entre China y América Latina durante los próximos cuatro años.

Si Donald Trump es reelegido, es probable que Estados Unidos aumente la presión sobre América Latina para limitar, si no eliminar, las relaciones con China. Se puede esperar un enfoque de mano dura. Si el exvicepresidente Joe Biden es elegido, su gobierno probablemente buscaría un enfoque regional más colaborativo que incluso podría incluir algunas empresas cooperativas con China.

Las relaciones entre China y América Latina bajo la supervisión de los Estados Unidos

Los EE.UU. han sido una presencia inminente desde que China y América Latina comenzaron a entablar relaciones significativas en los albores del siglo XXI. En un capítulo del libro de 2008, introduje el concepto de un "triángulo EE.UU.-China-América Latina", que encarna las estrechas conexiones entre los tres. 

Mientras que algunos políticos de derecha se preocuparon desde el principio por las intenciones de China hacia la región, muchos funcionarios de las administraciones de Bush y Obama vieron los nuevos vínculos de manera más benigna, como una forma de estimular el crecimiento de la región que beneficiaría a todas las partes. 

Por su parte, China siempre fue consciente de que estaba jugando en la esfera de influencia de los EE.UU. y por lo tanto se limitó abiertamente a los vínculos económicos. Cuando, por ejemplo, Hugo Chávez trató de atraer a China a su campaña anti-estadounidense, China no mostró ningún interés en participar, limitando su atención a las vastas reservas de petróleo de Venezuela.

La naturaleza de estos vínculos triangulares cambió después de la elección de Trump en 2016, ya que las relaciones entre los EE.UU. y China se agriaron. En el lado de los EE.UU., la retórica anti-China se expandió a una guerra comercial y luego a una lucha geopolítica más amplia sobre el poder internacional. 

Si Trump es reelegido, se puede esperar una política aún más agresiva hacia América Latina... sería más difícil para América Latina no tomar partido

China respondió, tanto a la defensiva, con aranceles "ojo por ojo", como a la ofensiva; cortejando a los países en desarrollo con grandes inversiones en infraestructura a través de su firma en la Franja y la Ruta (BRI), y asistencia médica en la lucha contra COVID-19. También comenzó a adoptar una postura diplomática más agresiva en la forma de la llamada "diplomacia del lobo guerrero". En el proceso, aumentó la presión sobre otros países, tanto en Europa y Asia como en América Latina, para que tomaran partido en los conflictos entre Estados Unidos y China. 

En el caso de América Latina, las acciones de los gobiernos de Trump comenzaron a parecerse a las del siglo pasado: Venezuela fue amenazada con tropas si no cambiaba de gobierno; México fue amenazado con aranceles prohibitivos si no evitaba que los inmigrantes ilegales entraran en los EE.UU.; los países que cambiaron el reconocimiento de Taiwán a la China continental fueron amenazados con un corte de la ayuda; y varios gobiernos fueron advertidos de no permitir que las empresas tecnológicas chinas proporcionaran equipos para servicios avanzados de Internet (5G). 

Una medida particularmente agresiva fue proponer a un funcionario estadounidense de línea dura para que fuera presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), desafiando la tradición de que ese cargo lo ocupara un latinoamericano. Muchos expertos creen que el objetivo es utilizar el dinero del BID para competir con las inversiones del BRI de China.

En este contexto, no queda claro de inmediato cuán diferente sería una segunda administración de Trump frente a un nuevo gobierno de Biden para los vínculos entre China y América Latina, ya que los dos principales partidos políticos de EE.UU. comparten un fuerte sentimiento antichino. De hecho, este es uno de los pocos puntos de acuerdo entre demócratas y republicanos hoy en día. 

Tomando partido

Un factor importante será la forma en que la campaña se desarrolle en sus últimos días - hasta qué punto las relaciones con China se convierten en un foco central y si Biden se ve empujado a tomar fuertes posiciones anti-China. Afortunadamente, hasta ahora, China ha sido eclipsada por otros temas en el discurso electoral.

Si Trump es reelegido, se puede esperar una política aún más agresiva hacia América Latina. Es probable que haya más de un enfoque de "nosotros contra ellos", especialmente con respecto a la alta tecnología, pero también más generalmente, y sería más difícil para América Latina evitar tomar partido. 

Una administración Biden probablemente enfocaría menos atención en América Latina debido a otras prioridades

Si los países latinoamericanos retroceden y se distancian de China, significaría menos dinero para hacer que las economías regionales vuelvan a crecer, lo que las haría menos atractivas para otros inversores y daría lugar a un círculo vicioso de bajo crecimiento. 

Si los latinoamericanos rechazan las demandas de los Estados Unidos, hay varias armas que los Estados Unidos podrían utilizar; los aranceles son los favoritos de Trump, pero no se pueden descartar las actividades militares y de inteligencia encubiertas. Los objetivos especiales seguirían siendo Venezuela, México y América Central, pero el resto de la región también se vería involucrada.

Una administración Biden probablemente enfocaría menos atención en América Latina debido a otras prioridades, especialmente el aumento de la inversión dentro de los propios EE.UU. y el arreglo de las relaciones con aliados europeos y asiáticos. Esto daría más espacio a los latinoamericanos para tomar decisiones de política autónomas, y se prestaría más atención a la cooperación regional. 

En este caso, América Latina podría seguir haciendo negocios tanto con los Estados Unidos y China como con terceros países. Probablemente se ejercería cierta presión, especialmente con respecto a los 5G, pero no se daría ningún paso hacia una prohibición general de las relaciones con China. Incluso podría haber algunas iniciativas simbólicas que involucren proyectos conjuntos de EE.UU., China y América Latina. Ciertamente se establecerían mejores relaciones con México y América Central, y probablemente se buscaría una solución regional para Venezuela.

El camino a seguir

¿Cómo debería reaccionar América Latina ante estos dos escenarios? Sea cual sea el resultado electoral, la región debe hacer todo lo posible para diversificar sus relaciones internacionales. América Latina se encuentra en una situación política y económica muy difícil en 2020: Una pandemia que sigue extendiéndose; una crisis económica que amenaza con eliminar muchos de los logros sociales de los dos últimos decenios; y un contexto geopolítico difícil. 

Los países de la región no pueden depositar sus esperanzas en un solo socio para superar estos grandes desafíos. Deben tratar de evitar tomar partido entre los Estados Unidos y China y buscar recursos de ambos para reiniciar el crecimiento. 

Además, deben cultivar las relaciones con otros países -en Europa y otras partes de Asia- para crear un contexto más amplio para sus medidas de política exterior. Este enfoque sería mucho más fácil bajo una presidencia de Biden, pero sería aún más importante para América Latina y su desarrollo en caso de que Donald Trump permanezca en la Casa Blanca.