¿Cuál será el destino de China y América Latina bajo Biden?

Mientras se acerca el cambio de mandato expertos anuncian que Biden probablemente mantendrá la mano dura contra China

Compartir

Joe Biden será el presidente número 46 de EEUU

Joe Biden, quien asumirá la presidencia de Estados Unidos en enero del 2021, ha sido crítico de China (foto Flickr)

El mundo está a la espera de cómo el presidente electo Joseph Biden manejará la creciente pandemia, una economía golpeada y una nación polarizada. Y la relación con China, el socio comercial más importante de Estados Unidos y su mayor competencia no se queda atrás en la lista de pendientes.

Biden ya seleccionó a su equipo de política exterior, que incluye a la primera mujer que lidera la comunidad de inteligencia y al primer latino en dirigir el departamento de Seguridad Nacional. La retórica del equipo difiere notablemente de la administración de Trump sobre política migratoria y climática pero no habrá un gran cambio en la dinámica con China, dicen los expertos en relaciones exteriores. Es muy probable que Biden mantenga la política de línea dura del presidente Donald J. Trump hacia su nación rival.

“El principio de que China es un rival estratégico de Estados Unidos tiene un apoyo bipartidista, y esto también incluye el papel de China en América Latina”, dijo Bruno Binetti, analista del grupo de expertos The Dialogue, con sede en Washington DC. “Lo que podría cambiar, como en toda política exterior, es un cambio de instrumentos más que de objetivos”.

El principio de que China es un rival estratégico de Estados Unidos tiene un apoyo bipartidista

Bajo la administración Trump, Estados Unidos lanzó una guerra comercial imponiendo aranceles de 550.000 millones de dólares a productos chinos, amenazó a los gobiernos que se alinean con Beijing y lanzó iniciativas para desafiar las inversiones chinas.

550.000

Mil millones de dólares en impuestos fueron puestos sobre productos Chinos

La preocupación y la hostilidad hacia el compromiso chino en América Latina y en todo el mundo también ha estado en el centro de la política exterior de los Estados Unidos durante la administración de Donald J. Trump. Estas preocupaciones han sido repetidas por Biden y Plataforma del partido demócrata.

A lo largo de la campaña, tanto el presidente electo Biden como el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, manifestaron sus intenciones de jugar duro con Beijing. Pero China está ganando terreno rápidamente y en ningún lugar más que en América Latina.

Influencia de China en América Latina

Después de años de rápido crecimiento económico y de aumento en su capital, China ha invertido alrededor de 10 mil millones de dólares en América Latina en la última década. Ha financiado proyectos de infraestructura y se ha convertido en el mayor socio comercial de Chile, Brasil, Perú y Uruguay, desafiando la presencia histórica de Estados Unidos en la región.

“China ha buscado mercados y oportunidades de inversión para extender la deuda financiera y los préstamos que luego puedan financiar proyectos de infraestructura chinos en regiones como América Latina”, dijo Aaron Schneider, profesor de Estudios Internacionales en la Universidad de Denver. "Ha significado miles de millones en inversiones chinas, préstamos y un mayor comercio entre China y América Latina".

En la última década, Estados Unidos ha buscado frenar la influencia china en la región a través de una serie de programas y amenazas. Barack Obama lanzó el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) en 2015, una iniciativa que buscaba liberalizar el comercio entre 12 países alrededor de la costa del Pacífico y desafiar la creciente influencia y fuerza de China. Pero los esfuerzos del TPP finalmente fueron descartados por la administración Trump.

¿Sabías que…?


China es el mayor socio comercial de Chile, Brasil, Perú y Uruguay

Mientras tanto, China ha seguido avanzando con su propia propuesta, la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), una propuesta liderada por China para un bloque comercial del Pacífico visto como un rival del TPP, que hizo sonar las alarmas por sus estándares ambientales mínimos. Pero incluso si Biden quisiera revivir el TPP, Estados Unidos ya ha perdido un terreno considerable contra la iniciativa liderada por China.

La administración de Trump ha mantenido una política dura con China, que ha buscado presionar a los gobiernos de todo el hemisferio para que se distancien de Beijing. En 2018, los republicanos del Congreso amenazaron con sacar a El Salvador del plan de desarrollo centroamericano de la era de la administración Obama, la Alianza para la Prosperidad, después de que aceptara $ 150 millones de China para proyectos de infraestructura.

La administración Trump también ha llevado a cabo tácticas de mano dura para desafiar a las empresas tecnológicas chinas en América Latina. En Brasil, la administración Trump inició conversaciones con el presidente Jair Bolsonaro en junio de 2020 para financiar la compra de tecnología 5G a las empresas europeas de telecomunicaciones Nokia y Ericsson en lugar de la firma china Huawei, que ya había instalado un sistema 4G en el país. Schieder señala que el proyecto requeriría la reinstalación completa de la tecnología de telecomunicaciones.

Schneider dijo que cree que Biden continuará con las mismas tácticas de presión. "Biden podría ser un poco más diplomático, y un departamento de Estado podría ser un poco menos armado en sus tácticas, pero ese conflicto básico permanece”.

La guerra comercial

La guerra comercial del presidente Trump con China, incluida la implementación de aranceles a la exportación de bienes entre los dos países, fracasó. Trump apostó a que al gravar las importaciones chinas, el déficit comercial entre las dos naciones se reduciría y los empleos de manufactura regresarían a Estados Unidos.

Pero el crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró, la inversión empresarial se congeló y las empresas contrataron a menos empleados. En todo el país, los agricultores se quebraron y los sectores de fabricación y transporte de carga han alcanzado mínimos no vistos desde la última recesión. Las acciones de Trump representaron uno de los aumentos de impuestos más grandes en años, explicó Heather Long al Washington Post.

Biden intentará reducir la escalada de la guerra comercial, pero no se hará de repente

Algunos países latinoamericanos se beneficiaron de la guerra comercial, incluidos Brasil y Argentina, que aumentaron las exportaciones agrícolas a China, en parte porque China importó menos soja de Estados Unidos. México fue calificado por algunos medios de comunicación como "el ganador de la guerra comercial", ya que las empresas manufactureras chinas y estadounidenses se trasladaron al norte de México para eludir los aranceles y tener un acceso más cercano al mercado estadounidense.

Pero expertos económicos como Otaviano Canuto, director del Centro de Macroeconomía y Desarrollo, argumentan que cualquier triunfo a corto plazo para América Latina es solo temporal y será superado por los impactos negativos a largo plazo de la guerra comercial.

"Mi suposición es que Biden intentará reducir la escalada de la guerra comercial, pero no se hará de repente", dijo Binetti. “Hay decisiones de inversión empresarial que se han tomado con base en esas tarifas. No veo que esos aranceles desaparezcan de un día para otro, sería costoso para Biden ".

Según Binetti, la Administración Biden probablemente intentará un intento multilateral de contener a China, pero es probable que los aranceles no desaparezcan rápidamente, lo que significa que la guerra comercial y sus consecuencias continuarán en la misma tendencia.

¿Un cambio de táctica?

“Es un poco prematuro, pero hemos visto un cambio de una postura más punitiva contra los países latinoamericanos que fortalecen sus lazos con China, a un entendimiento más complejo de que Estados Unidos necesita ofrecer algo como una alternativa a las finanzas chinas, el comercio y compromiso económico económico con América Latina ”, dijo Binetti. "No se puede contrarrestar a China sin una alternativa atractiva".

¿Sabías que…?


Los Estados Unidos lanzó la iniciativa América Crece para contrarrestar la influencia de China en América Latina

Este cambio se refleja en los pasos más recientes de la administración Trump para desafiar las inversiones chinas en América Latina. En diciembre de 2019, la administración lanzó la iniciativa “América Crece” en conjunto con la Cámara de Comercio de Estados Unidos. La iniciativa busca proporcionar miles de millones de dólares de inversión subsidiada por el gobierno para empresas estadounidenses para proyectos de infraestructura claves en todo el hemisferio, para competir con las inversiones chinas en carreteras, puertos y proyectos de energía en América Latina.

Esta iniciativa ha contado con el apoyo de Mauricio Claver-Carone, el nuevo director del Banco Interamericano de Desarrollo y aliado cercano de Trump que fue elegido para dirigir el banco en septiembre de 2020.

Es probable que la administración del presidente electo Biden continúe con estos esfuerzos, debido al apoyo bipartidista a la iniciativa en Estados Unidos. El propio Biden ha pedido la inversión de más de 4 mil millones de dólares a través de asociaciones público-privadas solo en Centroamérica, que se destinarán a promover inversiones privadas en la región y reducir la pobreza.

“La arquitectura de la forma en que se entregará [el dinero] se parecerá mucho a la forma en que lo hizo bajo la administración Obama [durante la Alianza para la Prosperidad] y la iniciativa [América Crece] de la administración Trump”, dijo Schneider.