Explicador: América Latina y el AIIB

El AIIB ya es el cuarto BMD más grande, con 103 miembros aprobados y US$100 mil millones comprometidos para financiar proyectos de infraestructura en todo el mundo

Compartir

AIIB Jin Liqun Latin America

El presidente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), Jin Liqun, habla en una conferencia de prensa en Beijing (Imagen: Alamy)

Propuesto por China en 2013 e iniciando sus operaciones menos de tres años después, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) se ha convertido rápidamente en una importante institución intergubernamental. Ha atraído rápidamente un amplio apoyo, con 103 miembros aprobados en todo el mundo, incluyendo tres de América Latina. 

El AIIB es la primera institución financiera internacional concebida y dirigida por China. Es el cuarto banco multilateral de desarrollo (BMD) del mundo en cuanto a suscripciones de capital, con 100.000 millones de dólares comprometidos por sus miembros. Se dedica exclusivamente a financiar proyectos de infraestructura y relacionados con la infraestructura en los Estados miembros.

La motivación del establecimiento del AIIB es el descontento de China con los tradicionales BMD con sede en Washington y su funcionamiento. Los ha cuestionado por ser demasiado burocráticos y lentos en la toma de decisiones y por no dar prioridad a la infraestructura. Sin embargo, no todos están convencidos por esa narrativa, afirmando que el banco es un vehículo para los objetivos de desarrollo del gobierno chino en el extranjero. 

Aquí explicamos más sobre el AIIB y por qué los países latinoamericanos están empezando a unirse.   

¿Por qué China quiso crear el AIIB?

El presidente chino Xi Jinping propuso por primera vez un banco de infraestructura asiático en la cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Bali en 2013. Xi dijo en su discurso que el banco sería una nueva plataforma para coordinar el desarrollo económico y ayudar a fomentar "una comunidad de destino compartido para la humanidad".

El AIIB es una expresión de la visión a largo plazo de Xi sobre la necesidad de mejorar el sistema de gobernanza mundial, que según él no debería ser monopolizado por un solo país. En la inauguración del banco en 2016, dijo que el AIIB hará que la gobernanza económica mundial sea "más justa, equitativa y eficaz". 

Bin Gui, investigador de la Universidad de Estudios Extranjeros de Pekín, dijo que China también busca proyectar su experiencia en la construcción de infraestructura en el ámbito internacional y profundizar las reformas internas mediante la construcción de un orden internacional cooperativo. 

"El Banco aspira a ser una institución multilateral de primer orden y se compromete a seguir las mejores prácticas y las normas más estrictas que han sido respetadas por el Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo existentes. China trata de vincularse a un marco institucional internacional abierto y de alto nivel", escribió Bin.

¿Cómo funciona el AIIB?

Con sede en Beijing, el AIIB ha crecido hasta contar con 103 miembros aprobados en todo el mundo (45 regionales, 38 no regionales y 20 prospectivos). Estados Unidos y Japón son los principales ausentes. Al igual que otros bancos de desarrollo, su misión es mejorar los resultados sociales y económicos en su región, principalmente en Asia, pero también fuera de ella.

$50

mil millones de dólares, el capital aportado por China para el AIIB

El capital total inicial del AIIB fue de 100.000 millones de dólares, con un 20% desembolsado y un 80% sujeto a pago a la vista. China aportó 50.000 millones de dólares, la mitad del capital inicial suscrito. India es el segundo mayor accionista, con 8.400 millones de dólares. Entre los receptores de la financiación pueden figurar tanto los países miembros como los organismos internacionales o regionales. 

El banco tiene una estructura de gobierno similar a la de los demás bancos multilaterales de desarrollo. Está encabezado por una Junta de Gobernadores, formada por un Gobernador y un Gobernador Suplente designados por cada uno de los miembros. También hay un Consejo de Administración no residente, responsable de la dirección y gestión del Banco, como su estrategia y su plan y presupuesto anuales.

El banco tiene un presidente elegido por los accionistas del AIIB por un período de cinco años y puede ser reelegido una vez. El presidente cuenta con el apoyo de la dirección superior, que incluye cinco vicepresidentes de política y estrategia, inversión, finanzas y la secretaría corporativa. Jin Liqun es el actual presidente.

¿Cómo encaja América Latina con el AIIB?

Brasil, Ecuador y Uruguay son los únicos países miembros confirmados del AIIB. Ecuador fue el primero en unirse, en 2017, seguido por Uruguay y Brasil en 2020. Cada uno de ellos comprometió 5 millones de dólares para el banco. Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Venezuela aún no han pagado y están confirmados.

Coca codo Sinclair China Ecuador AIIB finance
Recomendado: Puede el primer socio latino del AIIB aprender de sus errores?

América Latina ha invertido poco en infraestructura. Actualmente, sólo el 3% del PIB de la región se canaliza hacia proyectos vitales de transporte y logística, la mitad del 6% recomendado. Los gobiernos esperan subsanar al menos parcialmente esta deficiencia uniéndose al AIIB y accediendo a su financiación. 

Ecuador recibió el primer préstamo otorgado a un país latinoamericano por el AIIB en diciembre del 2020. Consistió en un paquete de 50 millones de dólares cofinanciados con el Banco Mundial para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a superar la pandemia. 

¿Cuál es la relación entre el AIIB y la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)?

Analistas sostienen que el discurso del AIIB sobre su relación entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), central a la política exterior de China, ha cambiado con el tiempo. BRI tiene por objeto impulsar los intercambios económicos y personales entre China y Asia central y meridional, el Oriente Medio, Europa e incluso América Latina, lo que los diplomáticos chinos han calificado de "extensión natural" del proyecto. 

En su fase inicial, altos funcionarios de la AIIB subrayaron que, si bien podría haber cierta superposición entre el AIIB y la BRI, ya que ambas están invirtiendo en infraestructura, la AIIB no financiaría exclusivamente los proyectos de la BRI. Destacaron que el AIIB no era una entidad china, sino multilateral, con sede en China.

Jin dijo en 2017 que a pesar de que China es el país anfitrión y el mayor miembro fundador del AIIB, el banco "se basa en la experiencia de China, en particular en las inversiones masivas en infraestructura que el país ha construido en las últimas décadas".

Más recientemente, sin embargo, el tono ha cambiado. Tras el rápido crecimiento del número de países que se han adherido, el AIIB caracteriza ahora de manera diferente su relación con el BRI. En una entrevista con China Daily, Jin describió el AIIB y el BRI como dos motores de una aeronave, ambos necesarios para que ésta vuele suavemente y a gran altura. 

¿Qué consideración se le da al medio ambiente dentro del AIIB? 

El AIIB afirma que pone la sostenibilidad de los proyectos que financia en primer plano. En el primer artículo de su convenio constitutivo se establece que el propósito del banco es "promover el desarrollo económico sostenible, crear riqueza y mejorar la infraestructura" en Asia y fuera de ella. Se comprometió a ser "limpio y verde". Es decir, eficiente en cuanto a sus operaciones, ético y transparente, y respetuoso de los impactos ambientales y sociales. 

El AIIB cuenta con un Marco Ambiental y Social (ESF), aprobado en 2016 y enmendado en 2019. Abarca una amplia gama de cuestiones, desde la necesidad de proteger el clima y la diversidad biológica hasta los derechos laborales, la participación pública en las operaciones de reasentamiento y la garantía de que los pueblos indígenas compartan los beneficios de los proyectos que les afectan.  

Según el ESF, el banco apoya la infraestructura y la interconectividad para promover el crecimiento económico y mejorar la vida de las personas, y procura asegurar que la sostenibilidad ambiental sea una consideración fundamental en la adopción de decisiones sobre los proyectos que financia. 

No obstante, las normas ambientales y sociales incluidas en el ESF pueden estar subordinadas a los sistemas de gestión de los riesgos ambientales y sociales de los clientes del banco, ya sean del sector público o privado. Este es el caso sólo cuando tales sistemas se consideran coherentes con el ESF del AIIB, o incluso más fuertes.

¿Tienen las comunidades voz y voto en los proyectos del AIIB?

Las personas afectadas por los proyectos pueden plantear al cliente y al AIIB sus inquietudes respecto de los efectos ambientales y sociales de un proyecto financiado por el AIIB durante la preparación y ejecución de un proyecto. 

Sabía que…


La junta del AIIB aprobó en 2018 el Mecanismo de Personas Afectadas para manejar las quejas de las comunidades después de casi dos años de desarrollo y consultas públicas.

Para gestionar esto, el AIIB creó el Mecanismo de las Personas Afectadas por los Proyectos (PPM), que ofrece una oportunidad para un examen independiente e imparcial de las presentaciones. Se asemeja a los mecanismos de otros bancos multilaterales de desarrollo.

El PPM tiene dos funciones principales. En primer lugar, resolver las controversias y facilitar el diálogo entre las comunidades afectadas y el banco o el cliente. Y en segundo lugar, investigar si el banco ha incumplido sus obligaciones en relación con el ESF, causando consecuencias sociales o ambientales. 

En 2018, el AIIB también adoptó su Política de Información Pública, que estableció qué tipo de información debe publicar el banco y cuándo. El acceso a la información a lo largo del ciclo de un proyecto es esencial para que las comunidades afectadas o potencialmente afectadas puedan participar de manera eficaz e informada. 

En general, se considera que esta política cumple las normas mínimas a nivel internacional. El banco garantiza la transparencia revelando la información de que dispone, aunque hay excepciones. El banco tiene que publicar proactivamente la información por su propia cuenta y no puede discriminar ni dar acceso privilegiado. 

¿Qué críticas hay sobre las operaciones del AIIB? 

Korinna Horta, investigadora independiente, publicó el año pasado un informe sobre el AIIB en el que cuestionaba que el ESF del banco es "abierto y flexible", no tiene antecedentes de cómo se ha aplicado y argumentaba que el PPM pide condiciones previas "gravosas" para las comunidades afectadas.

Horta también afirmó que el AIIB tiene una influencia "corrosiva" sobre otros bancos multilaterales, que pueden debilitar sus requisitos en materia de información pública y normas ambientales para seguir siendo competitivos. Hizo un llamamiento a los accionistas del AIIB para que garantizaran la "sólida supervisión" de las inversiones y se enfrentaran al liderazgo del banco cuando fuera necesario. 

Jeffrey Wilson, investigador de la Universidad de Murdoch en Australia, dijo que el AIIB ha sido cuestionado con frecuencia por estar dominado por China, y que el gobierno chino puede influir en quién pide prestado y en qué condiciones. Sin embargo, Wilson también dijo que esto ha cambiado a medida que el número de miembros se ha ampliado.