Elecciones en Ecuador influenciadas por tensiones entre Estados Unidos y China

Condiciones antichinas impuestas a un nuevo préstamo de la Corporación Financiera de Desarrollo de EE.UU. ponen de manifiesto los alineamientos internacionales de los principales candidatos

Compartir

Ecuador elections protests DFC China

Manifestantes frente al palacio presidencial de Ecuador se oponen a un acuerdo de comercio e inversión con la Corporación Financiera de Desarrollo de Estados Unidos, que recientemente extendió un préstamo para saldar la deuda del país con China (imagen: Alamy)

La ampliación el mes pasado de una línea de crédito de US$3.500 para ayudar a Ecuador a pagar su deuda con China dejó entrever el enfoque de confrontación de la recién creada Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo (DFC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. La política exterior es una de las pocas preocupaciones de los votantes, ya que Ecuador, endeudado, celebra el domingo la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Sin embargo, con el país necesitado de ayuda internacional para recuperarse de la pandemia, el préstamo de la DFC pone en contraste aún más la elección de los principales candidatos.

El préstamo de la DFC, acordado por el presidente saliente Lenin Moreno, es para desarrollar proyectos clave, principalmente extractivos, y está condicionado a que Ecuador excluya la tecnología china del sector de las telecomunicaciones. El director general de la DFC, Adam Boehler, dijo: "Este acuerdo marco permite al DFC agilizar el apoyo a los proyectos que refinancian la deuda china depredadora y ayudar a Ecuador a mejorar el valor de sus activos estratégicos".

Sin embargo, al utilizar su fuerza financiera para apoyar objetivos de política exterior, las acciones del DFC son similares a las de los principales acreedores de Ecuador, el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportación e Importación de China, según Paulina Garzón, directora de la iniciativa China Latin America Sustainable Investments.

"El préstamo tiene la clara intención de golpear la relación de Ecuador con China", dijo Garzón en una entrevista telefónica. "Creo que es desacertado. Ha ampliado el debate sobre con qué potencia se alinea Ecuador. Cuando se someta a un mayor escrutinio, creo que será rechazado por la opinión pública".

Si Arauz fuera elegido, un incumplimiento del préstamo del FMI haría que Ecuador volviera a depender de China

Encabezan las encuestas el candidato de izquierda, afín a China, Andrés Arauz, y el banquero conservador Guillermo Lasso, aliado de Washington, partidario del plan de austeridad de Moreno en 2019, respaldado por el FMI. El intento de Moreno de equilibrar el presupuesto mediante recortes en los subsidios a la energía provocó protestas masivas y avivó la enemistad del influyente ex presidente Rafael Correa, mentor de Arauz. Desde entonces, el índice de aprobación de Moreno ha caído a un solo dígito.

Con Ecuador presionado por Washington para que rechace la financiación china del desarrollo y acepte sus propias condiciones, los votantes parecen enfrentarse a una dura elección.

Los candidatos a la presidencia

Aunque Yaku Pérez, un candidato indígena y antiminero, está obteniendo buenos resultados en el tercer puesto, el escenario electoral más probable es una segunda vuelta en abril entre Arauz y Lasso. Arauz, de 35 años, dice que ya ha "abierto diálogos" con los bancos de desarrollo de China, que Correa será su principal asesor y que desechará el acuerdo con el FMI.

Bajo el mandato de Correa, Ecuador pidió prestados US$19.000 millones a los bancos políticos chinos para financiar proyectos hidroeléctricos, carreteras, puentes y centros sanitarios. Sin embargo, los préstamos se acordaron a altos tipos de interés y en condiciones opacas.

"Cuando Ecuador dejó de pagar sus bonos en 2009, China se convirtió en el prestamista de última instancia y eso llevó a dos problemas: altos costos financieros y aumento de la corrupción", sostiene Santiago Mosquera, jefe de investigación de Analytica Investments, una firma de asesoría financiera con sede en Quito. "Si se tiene en cuenta que los préstamos de China respaldados por el petróleo tienen costos financieros cercanos al 8%, los términos del acuerdo de DFC parecen muy generosos".

El interés del préstamo de DFC será del 2,48% anual -un tipo básico más un tipo de interés del 2,25%- y tiene un vencimiento de ocho años. También tiene un periodo de gracia de un año, según Latin Finance.

Mientras tanto, los proyectos hidroeléctricos respaldados por China han sufrido costosos retrasos, han provocado desastres medioambientales y han frenado la adopción de otras formas de energía renovable. Ayudadas por el estrechamiento de los lazos políticos creado por los préstamos, las empresas chinas aumentaron su presencia en el sector minero y ahora son propietarias de tres de las cinco minas más grandes de Ecuador

"El objetivo de las represas era crear una matriz energética más limpia", dice Garzón. "No sólo fracasaron en ese objetivo, sino que generaron un coste económico que propició el aumento de la actividad extractiva".

Si Arauz fuera elegido, un incumplimiento del préstamo del FMI haría que Ecuador volviera a depender de China, dice Mosquera. "El gobierno podría comprometer petróleo extra para conseguir un nuevo préstamo de China, pero después hay muy pocas fuentes de liquidez en el mercado interno".

recommended: América Crece, the US response to Belt and Road in Latin America
Recomendado: América Crece, la respuesta de EEUU a la Franja y la Ruta en América Latina

En cambio, Lasso, un empresario de centro-derecha y ex ministro de Economía que se presenta por tercera vez a la presidencia, ha apoyado la política económica ortodoxa de Moreno y representaría la continuidad. En agosto de 2020, Moreno acordó con el FMI la reestructuración de US$17.400 millones de la deuda de Ecuador y una línea de crédito adicional de US$6.500 millones. Sin embargo, sin un fuerte crecimiento económico y una reforma fiscal, el paquete siempre pareció poco probable que mejorara la situación, informó entonces Fitch Ratings.

El momento del préstamo de DFC es una señal de apoyo de Estados Unidos a la candidatura de Lasso, según Mosquera.

"No es un préstamo de apoyo presupuestario, es una línea de crédito vinculada a proyectos y se puede retirar", dice. "Si Arauz gana y se va con China, Ecuador perderá no sólo la buena voluntad de Estados Unidos, sino también su dinero".

Dependencia del petróleo

Una parte importante de la línea de crédito de la DFC se destinará al sector petrolero de Ecuador y a la remodelación de la Refinería de Esmeraldas, de US$3.000 millones, que están llevando a cabo empresas estadounidenses y coreanas. También se entiende que el préstamo de la DFC solo fue posible gracias a que Ecuador se adhirió en noviembre de 2020 al programa estadounidense "Clean Network", que prohíbe el uso de equipos de Huawei en las redes 5G.

"Todas estas condiciones presionan a Ecuador y a otros países, pero al mismo tiempo el Banco Mundial y otras instituciones financieras no están preparadas para dispersar el dinero necesario", dice Garzón.

Ecuador necesita diversos socios internacionales, pero a finales de enero tres grandes bancos europeos se comprometieron a poner fin a los préstamos a las empresas petroleras que trabajan en su región amazónica. A pesar de ello, los aspirantes a la presidencia de Ecuador buscarán apoyo para el sector en otras fuentes, entre las que probablemente se encuentre China en alguna medida, afirma Garzón.

"Sea quien sea el que conceda los préstamos, estamos viendo que los gobiernos de los países en desarrollo se están centrando en las industrias extractivas como importantes motores de la recuperación económica".