El joropo del dragón

Un proyecto de periodismo colaborativo en torno a la relación económica y política entre Venezuela y China, reconstruida a partir de documentos oficiales.

Compartir

China Venezuela

Ilustración: Vanessa Pan & Yeilys Márquez / Armando.info

Si en algún lugar ha concentrado China gran cantidad de esfuerzo, política y recursos en la carrera sin descanso para expandir su influencia global, ha sido en Venezuela. En la última década, el “dragón” asiático ha invertido 200.000 millones de dólares en América Latina y al país ha llegado poco más de un cuarto de esos recursos.

Allanado el camino por el entonces presidente Hugo Chávez, tan empeñado en romper las alianzas estratégicas tradicionales del país como ávido de dinero fresco para empujar el “socialismo del siglo XXI”, en 2007 se creó formalmente el Fondo Conjunto Chino – Venezolano, epítome de una nueva etapa de alianza entre Beijing y Caracas que comenzó en 2001 con un apretón de manos entre Chávez y el presidente de China, Jiang Zemin.

Sobre la base de esa cooperación, el Fondo Conjunto Chino – Venezolano ha canalizado el aporte de Beijing de unos 30.000 millones de dólares en tres tramos denominados simplemente “A”, “B” y “C” desde 2007 y renovados dos veces hasta 2015, así como otros 20.000 millones entregados en 2010 que fueron manejados también por una instancia conjunta denominada Fondo de Gran Volumen y Largo Plazo. En total, unos 50.000 millones de dólares puestos sobre la mesa por China para el desarrollo de proyectos en territorio venezolano (en su mayoría ejecutados por empresas chinas) a cambio de recursos minerales, petróleo, compras de bienes finales de manufactura china y una dosis implícita de lealtad política.

Armando.info obtuvo y procesó, junto al Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y con reportería complementaria de Diálogo Chino, cientos de documentos sobre el desarrollo de esta cooperación entre los años 2007 y 2012 que, al día de hoy, según el régimen de Nicolás Maduro impulsó 790 proyectos en el marco de la “revolución bolivariana”. Desde las vocerías oficiales todo ha sido presentado como ventajoso para Venezuela, pero estos documentos -entre puntos de cuenta, memos entre ministerios, correspondencias y órdenes de pago- revelan a una administración venezolana entusiasta pero ineficiente y desordenada, apenas capaz de canalizar un apoyo chino más que pragmático, cortante, y que no siempre presentó proyectos ventajosos para Venezuela.

El avance de los proyectos fue tímido en prácticamente todos los aspectos. Con la salvedad, quizá, del lanzamiento de los satélites Simón Bolívar, Francisco de Miranda y Antonio José de Sucre (el primero de los cuáles perdió comunicación el año pasado), la cooperación binacional dejó millonarios sinsabores, como el nunca finalizado sistema de ferrocarriles, compras enrevesadas de aviones o electrodomésticos y hasta una oficina cuya construcción costó más recursos que muchos proyectos juntos. Venezuela y China quisieron bailar joropo, pero a esas alpargatas se le salieron pronto las costuras.

Lea la serie completa de reportajes:
China transfirió 1.000 millones de dólares al gobierno de Hugo Chávez vinculados a la venta de una cantidad astronómica de mineral de hierro mientras la deuda crecía y los ambiciosos proyectos nunca se materializaban
Beijing vendió al gobierno de Hugo Chávez ocho aviones de transporte militar en 2011. En el opaco negocio, la ambigüedad en el tipo de cambio y el amplio margen que se dejó para el pago de extras hicieron que el coste de cada avión sea una incógnita.

3. La fábrica de línea blanca de Haier quedó en blanco
Venezuela se propuso construir una fábrica de electrodomésticos de línea blanca para dotar todos los hogares para 2021. Acabó importándolos del propio financiador de la fábrica: la china Haier.

4. La oficina pública más cara del mundo no lo parece
En 2010, Beijing pidió una oficina en Caracas para supervisar los proyectos conjuntos. Hoy se encuentra en mal estado. ¿Qué pasó con los 164 millones de dólares destinados a su remodelación?

5. El tren chino del progreso descarriló en los Llanos venezolanos
Apenas se construyó un tercio del ferrocarril de 468 kilómetros previsto entre Tinaco y Anaco, que contó con 2.740 millones de dólares del Fondo Conjunto Chino-Venezolano. Los conflictos laborales y ambientales abundan.

6. Las ‘damas chinas’ que desaparecieron del tablero
Dos mujeres representaron a Venezuela en sus acuerdos con China durante la era de Hugo Chávez: la banquera Edmée Betancourt y la diplomática Rocío Maneiro. Estas son sus historias.

*Esta investigación tuvo su origen en un grupo de documentos que obtuvo Armando.info (Venezuela), que procesó y analizó en alianza con el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y con reportería adicional de Diálogo Chino.