Mercosur celebra su 30 aniversario en medio de crecientes tensiones

Paraguay, Uruguay y Brasil buscan un Mercosur más flexible y abierto, mientras que Argentina mantiene una postura más conservadora

Compartir

El presidente argentino Alberto Fernández participa de la cumbre de aniversario de Mercosur (imagen: Presidencia de Argentina)

El 26 de marzo de 1991, los jefes de estado de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se reunieron para firmar un tratado que establecía formalmente una iniciativa de integración económica denominada Mercado Común del Sur, más conocido como Mercosur.

Hoy, 30 años después de ese tratado, el modelo de integración está de nuevo en discusión. Los presidentes de los cuatro países celebraron la semana pasada el aniversario del Mercosur con una cumbre online, en la que se hicieron visibles las visiones contrarias sobre el futuro del bloque.

Jair Bolsonaro (Brasil), Luis Lacalle Pou (Uruguay) y Miguel Abdo Benítez (Paraguay) pidieron al Mercosur negociar más acuerdos comerciales con otros países y reducir los aranceles del bloque. El pedido fue rechazado por el presidente argentino Alberto Fernández, quien ahora ocupa la presidencia pro tempore del Mercosur.

Bolsonaro pidió la "modernización" del Mercosur y dijo que el bloque debería unirse a la "cuarta revolución industrial" del mundo. Pidió que las economías regionales “sigan participando en las cadenas de valor agregado regionales y globales, especialmente ahora para superar los grandes daños causados ​​por la pandemia”.

Haciendo eco de sus comentarios, Lacalle Pou dijo que Uruguay "necesita avanzar en la arena global" y propuso una discusión formal sobre el cambio de las reglas del bloque. “Casi todos los presidentes hablaron de pragmatismo, quiero hacerme eco de ese concepto. El Mercosur no debería convertirse en una carga para nuestro comercio regional”, agregó.

Fernández respondió diciendo que Argentina "no quiere ser una carga" para el resto de los miembros del Mercosur e incluso amenazó con dejar el bloque. Reconoció que los cuatro países carecen actualmente de una visión compartida sobre las prioridades del Mercosur y pidió que se tome “el tiempo necesario” para implementar nuevos acuerdos comerciales que no afecten negativamente al sector industrial a nivel local.

El desacuerdo entre los cuatro países se ha intensificado a lo largo de los años y ahora es más pronunciado dada la postura más proteccionista del gobierno de Fernández en Argentina. En 2019, el bloque pudo acordar en principio un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE), pero las negociaciones al respecto se han estancado desde entonces.

Uruguay ha afirmado repetidamente su deseo de una alianza con China a través del Mercosur o un acuerdo con China que eluda al Mercosur. Brasil también ha discutido la posibilidad de firmar un acuerdo bilateral con China y con Estados Unidos.

Sin embargo, los acuerdos comerciales individuales de los miembros del Mercosur actualmente no están permitidos bajo las reglas del bloque, específicamente por lo que se conoce como "Decisión 32", acordada hace 20 años. Cambiarlo significaría reformar y transformar el bloque de una unión aduanera a una zona de libre comercio, algo que Argentina rechaza.

Un bloque comercial limitado

Expertos en comercio describen al Mercosur como una de las entidades menos efectivas del mundo, tanto en términos de comercio entre sus miembros como con socios externos. El consultor comercial argentino Marcelo Elizondo estima que, de todos los bloques comerciales, el Mercosur es el que menos exporta del mundo en relación a su Producto Bruto Interno (PBI).

“El Mercosur se construyó para impulsar el comercio entre sus miembros, pero sin incentivos para desarrollar relaciones comerciales con el resto del mundo”, escribieron Elizondo y el experto en comercio uruguayo Ignacio Bartesaghi en un artículo de opinión la semana pasada. “Parece inevitable que el Mercosur deba afrontar una nueva era en la que debe reflejar el interés nacional y las tendencias internacionales”.

Mercosur se encuentra actualmente en negociaciones abiertas con Corea del Sur, Singapur, Canadá, Líbano y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). También está terminando los últimos detalles de un acuerdo comercial con la UE.

Las expertas en relaciones internacionales Julieta Zelicovich y Magdalena Bas han argumentado en un artículo de opinión que el saldo del 30 aniversario es negativo desde el punto de vista de que el Mercosur es un mecanismo para crear relaciones comerciales con el resto del mundo.

“En las últimas tres décadas, el bloque comercial firmó un número muy limitado de acuerdos que tienen una relevancia muy limitada en términos de participación de mercado”, argumentaron. “El acuerdo con la UE se presentó como la última oportunidad para que Mercosur reaccione como actor internacional. Pero la resistencia actual al acuerdo lo condena a muerte ”.

Con casi 300 millones de habitantes en un área de casi 15 millones de kilómetros cuadrados, el Mercosur tiene una producción económica total de 2,4 mil millones de dólares. China, Estados Unidos y la Unión Europea son los principales destinos de exportación e importación. La soja, el petróleo crudo y los minerales son los principales productos exportados.

En un informe reciente, la consultora económica argentina Abeceb llamó al Mercosur a “mirar más allá” de sus cuatro miembros para evitar que el bloque siga perdiendo relevancia. La consultora también destacó la creciente relevancia de China para el Mercosur, pasando de representar solo el 3% de sus exportaciones hace 30 años a ser el principal destino de las exportaciones en la actualidad.