"China puede industralizar su industria verde en América Latina"

En una entrevista con Diálogo Chino, el investigador Luke Patey analiza su reciente libro sobre la expansión global de China y los problemas que ha enfrentado en América Latina

Compartir

Ingenieros de PowerChina inspeccionan paneles solares en una planta fotovoltaica en la localidad de Cafayate, provincia de Salta, Argentina (imagen: Alamy)

Durante las últimas dos décadas, China ha transformado su relación con América Latina, trayendo oportunidades y contratiempos. Se ha convertido en el socio comercial número uno para las principales economías como Brasil y Argentina, países que ahora dependen de bienes manufacturados chinos e inversiones en infraestructura que van desde ferrocarriles hasta energía hidroeléctrica.

Los desafíos que ha enfrentado China en el mercado latinoamericano la han llevado a atravesar una curva de aprendizaje. Entre ellas se encuentran las disputas sobre los estándares sociales y ambientales de sus inversiones y la afirmación de que perjudican a las industrias locales.

En una entrevista con Diálogo Chino, el investigador Luke Patey habla sobre su nuevo libro How China Loses, un relato completo de las dificultades que China ha experimentado a medida que se expande como potencia global.

Diálogo Chino [DC]: En su libro, usted argumenta que los países están evaluando críticamente su relación con China. ¿Cuáles son los principales problemas que notó en América Latina?

Luke Patey [LP]: El problema más urgente para la región es el comercio asimétrico con China que no parece que vaya a desaparecer. No hay señales claras de que esta relación de intercambio de recursos naturales con China por productos manufacturados vaya a cambiar pronto. Esa es la principal bandera roja y algo que no sucede con otros socios comerciales de América Latina, que compran más bienes de valor agregado de la región. Realmente se trata de garantizar que las empresas de la región sigan siendo lo más competitivas posible. China se ha comprometido con muchos acuerdos de BRI [Iniciativa de la Franja y la Ruta] con América Latina, pero las empresas chinas capturan la mayor parte del valor. Las empresas de la región deberían tener un interés mayor para generar productividad. América Latina tiene que reconocer la diversidad de poder y oportunidades en el mundo.

DC: ¿Está afirmando entonces que América Latina debería alejarse de China, de la que depende gran parte de sus exportaciones e inversiones?

LP: No, pero América Latina podría estar haciendo mucho más para abrir los mercados chinos a sus productos agrícolas de valor agregado. La región podría desarrollar recursos naturales en casa y tratar de venderlos a China, incluso utilizando acuerdos comerciales regionales como el Mercosur para tener un mejor acceso al mercado. Si un país, en cambio, va solo a negociar, China puede utilizar todo su poder geopolítico e influencia económica.

DC: Entonces, ¿cómo pierde China, dado el título de su libro? Parece estar ganando en Latinoamérica gracias a la relación asimétrica que describe

LP: China está alterando su ascenso como superpotencia mundial al antagonizar sus relaciones con las principales potencias de Asia y Europa. Para América Latina, involucrar a China, incluida su BRI, ofrece nuevas posibilidades comerciales, financieras y tecnológicas. Pero si la relación continúa siendo asimétrica, si las oportunidades que presenta China no se convierten en nuevas actividades productivas que eleven y amplíen la diversidad de las economías latinoamericanas más allá de la dependencia de recursos, esto socavará las ambiciones de largo plazo de China de legitimar sus políticas y económicas. modelo en el mundo.

China tiene un poder notable, pero no una influencia dominante. Los gobiernos, las empresas y la sociedad civil de América Latina han demostrado la capacidad de modificar los términos inequitativos y las externalidades negativas que pueden surgir con BRI. Pero pueden hacer más para cooperar entre sí.

DC: ¿Cuáles han sido las principales lecciones que notó sobre cómo lidiar con América Latina?

LP: Se nos dice que debemos comprender mejor a China, pero China también tiene una curva de aprendizaje para comprender mejor el mundo, incluida América Latina. Su compromiso con el mundo es fresco y nuevo. Todavía estamos viendo este proceso de gerentes y diplomáticos chinos que fomentan los lazos sociales y desarrollan el conocimiento local. China está aprendiendo gradualmente más sobre cada país latinoamericano y está construyendo una relación más diversa con ellos. Todavía existen desafíos macro y globales para actuar sobre esas lecciones. Conocí empresas que querían impulsar políticas de responsabilidad corporativa pero estaban limitadas por la oficina central.

DC: Al tratar de comprender las dificultades de China para llevar a cabo proyectos en América Latina, usted sostiene que los funcionarios chinos deberían trabajar más con grupos sociales y ambientales que con políticos. ¿Por qué esto no sucede tanto como debería?

LP: Hay muchos factores en juego. Las empresas chinas no tienen mucha experiencia trabajando en el extranjero y en un nuevo clima político y social. También es una consecuencia de los gobiernos locales. Los gerentes chinos que quieran doblar las reglas en un gran proyecto podrán hacerlo mucho más fácilmente en un país que no tiene una gobernanza sólida. Eso ocurre en toda América Latina, con países con estándares ambientales limitados para las inversiones. Si el gobierno local no defiende sus propias leyes, China puede presionar a los países de América Latina.

DC: Algunos proyectos respaldados por China se han enfrentado a obstáculos, como las represas de Santa Cruz en Argentina, mientras que los más nuevos y más pequeños se han movido rápidamente, como la planta solar Cauchari. ¿Es esto parte del enfoque cambiante de China en la región?

LP: Últimamente vimos una rápida caída en el financiamiento de infraestructura de China a América Latina. Además, hubo llamamientos en Beijing de los líderes chinos para que el BRI sea más ecológico. Como demostró Cauchari, esta es una gran oportunidad para que China industrialice su industria verde en el extranjero y recupere la reputación de BRI en cuestiones ambientales fundamentales. Si eso sucede o no, es difícil de decir. Parece que hay un replanteamiento en los bancos de política china sobre la cantidad de financiación que pueden proporcionar en el extranjero. No solo en América Latina sino también en otras regiones. Soy escéptico de que China abandone la necesidad de subcontratar el exceso de capacidad de producción en las industrias pesadas. Todavía necesitan liberar algo de presión de las industrias nacionales llevando estos proyectos a gran escala al extranjero.

DC: Como parte de su investigación, usted visitó Argentina bajo la administración de Macri, un gobierno que revisó muchos proyectos de China. Con el presidente Fernández, los lazos son más fuertes. ¿Cuáles son las características de la relación?

LP: La relación ha ido oscilando, primero con Cristina Fernández de Kirchner, luego con Mauricio Macri y ahora con Alberto Fernández. Pero las tensiones siguen ahí y se han trasladado de una administración a otra. Gran parte del cambio es superficial, una fachada de cortesías políticas. Los problemas y las tensiones subyacentes siguen ahí. Argentina debería participar en el financiamiento de infraestructura, pero las tensiones comerciales están ahí tanto con los productos chinos que socavan las industrias argentinas como con las exportaciones argentinas que luchan por ingresar a los mercados agrícolas de China.

DC: El BRI ha dado grandes pasos en América Latina en los últimos años, pero las economías más grandes no se han sumado. El gobierno argentino ha dicho que firmará. ¿Qué representaría esto para la región?

LP: No es necesario firmar un acuerdo BRI como país latinoamericano para obtener un nuevo acceso económico o comercio e inversión de China. Los intereses chinos irán adonde quieran. La firma del BRI es una gran victoria para China. Italia se inscribió en BRI hace dos años y no ha visto ningún beneficio. Tienes que desempacar lo que viene en un acuerdo BRI. Puede ser solo una hoja de papel u ofrecer algunos beneficios tangibles para Argentina.

DC: ¿Qué representará la administración Biden para la relación entre China y América Latina en los próximos años?

LP: Cuando Obama se fue, uno de los últimos viajes que hizo fue a América Latina con un sentimiento de renovación y elogios entre Estados Unidos y la región. Eso fue rechazado con la victoria de Trump. Biden ahora ha comenzado el proceso de mejorar los lazos nuevamente. Aún así, EE. UU. Tendrá que seguir desarrollando su estrategia latinoamericana y no ha habido muchas señales. China no va a establecer una presencia global como una vez tuvo Estados Unidos. Los países de Europa y América Latina que puedan beneficiarse de todos sus socios internacionales serán los que se desarrollen más rápido. Incluso el presidente Fernández en Argentina ahora tiene una posición diferente a la de Fernández de Kirchner y no quiere estar aislado de Estados Unidos.