“China fue clave para ayudar a Argentina en la pandemia”

En una entrevista exclusiva, Sabino Vaca Narvaja, embajador de Argentina en China habla sobre cooperación en salud, inversiones y proyectos nucleares

Compartir

Argentina's ambassador to China Sabino

La pandemia ha incrementado los lazos entre Argentina y China, según Sabino Vaca Narvaja, embajador de Argentina en China, y podrían surgir nuevas inversiones (imagen: Embajada de Argentina en China)

La relación entre Argentina y China se viene fortaleciendo desde hace quince años. Entre los principales ejes del vínculo está el creciente flujo comercial, el avance de la presencia inversora del país asiático y el apoyo financiero del yuan a las reservas del Banco Central. Con la pandemia, la dimensión sanitaria se incorporó como sostén de la relación.

Sabino Vaca Narvaja es el embajador argentino en China, pero en la práctica funciona como un ministro en el gabinete del gobierno nacional. Su agenda incluye temas como la gestión de vacunas contra el Covid-19, conseguir el apoyo de China a la Argentina en foros multilaterales y facilitar proyectos de inversión.

A finales de 2019, Vaca Narvaja fue designado por el actual gobierno como representante especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en la Embajada Argentina en China. Un año después, asumió como embajador. Previamente, creó un programa de cooperación y vinculación Chino-Argentino y publicó dos libros sobre China. 

En una entrevista exclusiva con Diálogo Chino, Vaca Narvaja analiza la relación entre los dos países en el marco de la pandemia del Covid-19 y anticipa nuevas inversiones de China en Argentina.

Diálogo Chino [DC]: ¿Por qué el Presidente Alberto Fernández no concretó la visita a China prevista para antes de mitad de año, a pesar de que sí realizó la gira europea

Sabino Vaca Narvaja [SVN]: La razón es que China posee una de las cuarentenas más rígidas. Estos cuidados le permiten ser uno de los países más seguros con respecto a los contagios pero también impiden que se realicen visitas de Estado, ya que casi ningún mandatario o funcionario puede permitirse tantos días de aislamiento. La invitación sigue firme pero está sujeta a los protocolos sanitarios. 

DC: ¿En qué medida la pandemia estrechó la relación Argentina-China?

SVN: China fue clave para ayudar a nuestro país en los momentos más difíciles de la pandemia. En 2020, Argentina adquirió de China casi 1.500 toneladas de insumos médicos para robustecer nuestro sistema sanitario en un momento de escasez mundial. Este año, se adquirieron 6 millones de dosis de la vacuna Sinopharm hasta julio junto a otras 24 millones de dosis entre julio y septiembre. Por otra parte, varios distritos están en el tramo final para la adquisición de vacunas del Laboratorio Cansino Biologic. El vínculo entre ambos países está en un gran momento, lo cual  también se demuestra en que hemos coincidido en diversos espacios multilaterales, como el apoyo de China en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas sobre nuestro reclamo de soberanía por las Islas Malvinas.

DC: ¿Qué rol juega China en la renegociación del crédito del FMI de 44 mil millones de dólares que fue otorgado a la Argentina en 2018?

SVN: China ha transmitido en numerosas ocasiones el apoyo en  las negociaciones de la Argentina con el FMI. Para China, esto es fundamental porque contribuye a la estabilidad económica y financiera de la Argentina, que es un socio relevante. Por otro lado, China demostró ser un aliado clave a partir de la renovación del segundo tramo del swap de monedas por un monto cercano a los 8.500 millones de dólares, que se logró gracias a la intervención directa de nuestro actual Presidente con su homólogo chino, a la par de la renegociación que el equipo económico argentino llevaba adelante con los acreedores privados el año pasado.

DC: ¿Hay proyectos de inversión de la asociación estratégica integral cuya concreción está a la espera del viaje presidencial?

SVN: La visita de Estado va a ser fundamental para concretar varios proyectos que se encuadran en el Plan Quinquenal Integrado, como la construcción de nuestra cuarta central nuclear con tecnología Hualong, parques fotovoltaicos, eólicos, gasoductos, centrales térmicas, líneas de transmisión y represas. También existen importantes proyectos vinculados a potenciar nuestra red ferroviaria tanto en carga como en transporte de pasajeros y fortalecer la conectividad del pacífico por medio de corredores bioceánicos. Por otro lado, se está trabajando en el Proyecto del Gasoducto Vaca Muerta-Brasil en el que están interesados en invertir empresas chinas.

Argentina debe convertirse en algo más que un mero exportador de materias primas y tiene enormes capacidades para lograrlo

China necesita garantizar la seguridad alimentaria de una población cercana a los 1400 millones de habitantes y Latinoamérica se ha convertido en un proveedor confiable de alimentos y de minerales. De todas maneras, Argentina debe convertirse en algo más que un mero exportador de materias primas y tiene enormes capacidades para lograrlo. Necesitamos exportar a China más productos con valor agregado, sirviéndonos de la gran capacidad financiera y tecnológica del socio oriental. Para ello, debemos atraer inversiones enfocando esa inversión hacia la infraestructura y la producción de bienes manufacturados.

DC: ¿En qué situación está el proyecto de la cuarta central nuclear?

SVN: Las gestiones están adelantadas. La central contará con tecnología Hualong, una de las más avanzadas del mundo, va a permitir a nuestro país continuar diversificando la matriz de generación de energía y la creación de cerca de 7 mil puestos de trabajos directos. La propuesta financiera china encabezada por el Banco Industrial y Comercial (ICBC) consiste en el financiamiento del 85% del contrato de construcción del reactor HPR-1000,  brinda una tasa de interés preferencial si se la compara a la ofrecida por el mercado y un período de gracia que equivale a la duración del proyecto. Es un crédito de USD 7900 millones que se comienza a repagar 8 años después, cuando el reactor inicia la generación de energía.

DC: ¿Por qué se resignó la idea de hacer una quinta planta con un reactor CANDU de agua pesada y uranio natural, en donde Argentina tiene mucha experiencia, y en cambio se priorizó la tecnología de uranio enriquecido y agua liviana, que es novedosa en el país?

SVN: En 2014 y 2015 se firmaron los acuerdos para la construcción de dos centrales nucleares de potencia. Por un lado, una central CANDU, que nuestro país opera desde 1984 en la provincia de Córdoba. Por el otro, un contrato por la ingeniería, suministro y construcción de un reactor nuclear de tecnología de uranio enriquecido y agua liviana de diseño chino. Sin embargo, el gobierno de Mauricio Macri, de la mano de una política exterior errática en lo referido a la colaboración con China en grandes inversiones en infraestructura y energía, mancilló los principales proyectos bilaterales en curso, comenzando con el intento de paralizar las obras hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz y culminando con la cancelación de la central nuclear CANDU.

DC: ¿Cómo quedará ubicada la industria nacional nuclear en el actual proyecto? 

SVN: Nuestro país se encuentra haciendo todos los esfuerzos necesarios para tratar de incrementar la participación nacional del 40% del monto total del contrato que fue acordada durante la gestión anterior, mientras se continúa conversando sobre las condiciones para la transferencia de la tecnología para fabricar el combustible nuclear en el país. Por otra parte, se trabaja en la posibilidad de reactivar el proyecto CANDU y se exploran con las contrapartes chinas las oportunidades que tiene la industria nuclear argentina para poder proveer de servicios y componentes a la extensión de vida de las centrales nucleares CANDU que operan en China.

DC: ¿Cómo evalúa las críticas al proyecto de incrementar la producción de carne porcina en Argentina a partir de inversiones chinas?

SVN: Nuestra región es libre tanto de peste porcina africana como de la peste porcina clásica y del síndrome respiratorio reproductivo porcino. Por otro lado, contamos con estándares sanitarios de primer nivel. Como ejemplo, Alemania, que tiene el tamaño de nuestra provincia de Buenos Aires, produce 15 veces más cerdo que nuestro país, de modo que tenemos mucho potencial para desarrollar el sector de manera segura y sustentable. El sector porcino tiene oportunidades en la exportación, no solo a China sino a toda la región del este asiático. Esto es así porque hay un déficit de proteína de cerdo en el mercado asiático en general y en el chino en particular como consecuencia de la peste porcina africana, que también afectó a los principales proveedores, que son España y Alemania.

DC: ¿En qué consiste el plan porcino?

SVN: Se está trabajando en un plan estratégico que incluye incentivos al sector y créditos específicos para motivar a potenciales inversores chinos. El aumento de la producción porcina mejoraría nuestra matriz exportadora ya que estaríamos añadiendo valor a las exportaciones. Pensemos que hoy le estamos vendiendo maíz y pellets de sojas a Alemania y a Chile para que luego exporten cerdos a China. Las granjas para la cría de cerdos presentan alto nivel tecnológico y podrían generar energía con los desechos. Se estudia la localización a lo largo y ancho del país de nuevas plantas y la ampliación de las ya existentes, con una perspectiva federal que incluya a los pequeños productores y contribuya a las economías regionales.

DC: Recientemente, la empresa Ganfeng Lithium anunció una inversión de 600 millones de dólares para la extracción de litio en Salta. ¿Cómo caracteriza el interés de China en el litio de Argentina?

SVN: Países como Perú, Brasil y Chile tienen un saldo comercial positivo con China básicamente a raíz de la exportación de minerales y sus derivados. Argentina posee un enorme potencial en materia minera y en particular cuenta con unas de las mayores reservas de litio. Si además de exportar minerales le sumamos valor agregado, por ejemplo al instalar fábricas de baterías de litio o de vehículos eléctricos, estaríamos industrializando nuestros minerales y avanzando en un desarrollo estratégico. El 80% de la producción de litio va a tener como destino la electromovilidad y este tipo de acuerdos integrales con China permiten adelantarnos a esa demanda. Argentina está en condiciones de ser competitiva en el mercado global del litio.

DC: La mejora de los precios de los commodities impactó positivamente en la Argentina a través del ingreso de divisas pero también generó más presión a la inflación y el gobierno introdujo restricciones a las exportaciones de carne vacuna. ¿Qué impacto están teniendo las restricciones en los envíos a China?

SVN: En los últimos años tuvimos un gran crecimiento de las exportaciones de carne bovina, convirtiéndonos en el segundo proveedor de China después de Brasil. Un alto porcentaje de los cortes que demanda China tienen un bajo nivel consumo por parte de los argentinos, como son el caso del garrón, brazuelo y recortes. Por ende, esperamos que el acuerdo de exportación permita encontrar un equilibrio entre el mercado interno y externo, manteniendo nuestro posicionamiento como proveedores de carnes de China.