China y EE.UU. ofrecen visiones opuestas para la deuda de Ecuador

Ecuador se replantea las relaciones comerciales con China, a la que se le deben miles de millones de ingresos por petróleo, mientras Estados Unidos intenta reafirmar su hegemonía en el continente

Compartir

El embajador chino Chen Guoyou y el presidente Guillermo Lasso el 26 de mayo pasado. Guoyou entregó una carta del presidente Xi Jinping para comunicar el deseo de fortalecer la relación bilateral. (Imagen: Cámara de Comercio Ecuatoriano China)

Con la llegada de Guillermo Lasso a la presidencia de Ecuador en mayo, el país sudamericano busca abrir la economía para atraer a los inversores y sanear los números rojos heredados de los gobiernos anteriores.

Sin embargo, la deuda pública de Ecuador -que ascendía a 62.000 millones de dólares en junio pasado, según el Ministerio de Economía- es uno de los principales obstáculos que Lasso debe superar para cumplir sus promesas de campaña de crear dos millones de empleos, elevar el salario básico mensual de 400 a 500 dólares y otorgar créditos a los agricultores a bajas tasas de interés, entre otras.

Una parte de esa deuda tiene membrete chino. En los últimos años, varios bancos estatales chinos han concedido préstamos por un total de 8.000 millones de dólares. De ellos, unos 5.188 millones de dólares están pendientes de pago, según los registros del ministerio de junio.

La deuda con China comenzó bajo el régimen de Rafael Correa, que llegó al poder en 2007 con un modelo de gobierno de izquierda que buscaba nuevos aliados internacionales. Sin embargo, las negociaciones en torno al endeudamiento y su rápida multiplicación plantearon serias dudas sobre la sostenibilidad de la deuda.

Evolución de la deuda con China

En 2008, Correa incumplió un tramo de la deuda externa y comenzó a buscar fuentes de financiación alternativas. Al mismo tiempo, China cultivaba nuevas relaciones con los países latinoamericanos en busca de líneas de suministro seguras de las materias primas que necesitaba para su desarrollo, y de salidas para su capacidad industrial excedente.

El presidente de China, Xi Jinping, junto al presidente de Ecuador, Rafael Correa, inauguraron la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, construida con financiamiento de la República Popular de China, el 18 de noviembre de 2016. (Imagen: Carlos Rodríguez/Andes)

China llegó a Ecuador con los bolsillos llenos, pero los términos de los préstamos eran poco transparentes y muchas condiciones desconocidas, según sectores de la oposición. Parte de ese dinero se utilizó para impulsar la generación de electricidad, la prevención de inundaciones y las obras de riego agrícola, entre otros proyectos. Sin embargo, varios de ellos son ahora objeto de investigaciones. Tal es el caso de la hidroeléctrica más grande del país, Coca Codo Sinclair, que, según un examen de la Contraloría, tiene miles de grietas que ponen en riesgo la inversión.

¿Sabías que?


La deuda de Ecuador con China pasó de 6 millones de dólares a 8100 millones entre el 2008 y 2016

La deuda con China experimentó un incremento vertiginoso en ocho años. De 2008 a 2016, se disparó de USD 6 millones a USD 8 100 millones. Un año después, Lenín Moreno ganó las elecciones presidenciales ecuatorianas y renegoció 891 millones de dólares de deuda con el Banco de Desarrollo de China (BDC) y el Eximbank. Moreno también obtuvo un préstamo de 6.500 millones de dólares del FMI a una tasa del 2,9%, cuatro puntos porcentuales menos que los préstamos de China.

El plan de Estados Unidos

Los primeros indicios apuntan a que Lasso tratará de financiar la deuda con ayuda de Norteamérica. Cuando aún era candidato a la presidencia, habló con CNN de su interés por acercarse a EE.UU. y buscar acuerdos con el FMI o la DFC, la Corporación Internacional de Financiación del Desarrollo de EE.UU. A principios de este año, la administración de Moreno y la DFC firmaron un acuerdo para un préstamo de hasta 3.500 millones de dólares a una tasa de interés del 2,48% .

La DFC fue creada en 2018 como parte de la política de Estados Unidos para recuperar su hegemonía en América Latina ante el aumento de la actividad económica china en la región. En su página web, y dando a entender una diferenciación con China, la corporación afirma: “Los contratos son transparentes, el financiamiento es sostenible, se evalúan correctamente los impactos sociales (…). La DFC ayuda a países a evitar el financiamiento opaco que resulta a menudo en deudas no-sostenibles”.

Sin embargo, según los expertos en geopolítica china, los movimientos del DFC en Ecuador tienen más que ver con la política que con la economía.

Para EE.UU., el desarrollo de Ecuador es de importancia secundaria. Lo más importante es que EE.UU. espera expulsar a China y a las empresas chinas de América Latina

"Para EE.UU., el desarrollo de Ecuador es de importancia secundaria. Lo más importante es que EE.UU. espera expulsar a China y a las empresas chinas de América Latina", comentan Vijay Prasad, investigador visitante de la Asamblea Popular Nacional de Chongyang (China), y Luo Siyi, investigador principal del Instituto de Finanzas de Chongyang, en un artículo publicado en el portal de noticias Guancha, días antes de conocerse los resultados de las elecciones en este país sudamericano.

Los beneficios de la relación de Ecuador con China

Los analistas coinciden en que el presidente Guillermo Lasso debe buscar oportunidades de financiación en condiciones favorables, a la vez que fortalecer su relación comercial con China, mirando más allá de que sea sólo un financiador.

"China es actualmente la primera economía del mundo en cuanto a recuperación del mercado a pesar de la pandemia. El mercado chino, debido a su reactivación, empieza a consumir cada día más", dice Gustavo Cáceres, presidente de la Cámara de Comercio Ecuatoriano-China (CCECH). Cáceres ve un nicho prometedor en los más de 600 millones de consumidores de China.

10,98

millones de barriles de petróleo exportó Ecuador a China en el 2020

En todo el 2020, las exportaciones (petroleras y no petroleras) de Ecuador a China tuvieron un valor de USD 3.192 millones de dólares en valores FOB (valor de mercado en las fronteras aduaneras, incluidos los costes de transporte, los derechos de exportación y la carga). El camarón (59%), el petróleo (12%), la madera balsa (11%) y el banano (5%) representan el 87% de los ingresos por exportaciones de Ecuador al gigante asiático.

"Las importaciones han aumentado mientras que las exportaciones han disminuido considerablemente y se puede reflejar además a nivel de volumen exportado (toneladas métricas), [donde ha habido] una reducción de casi el 50%", reseña un informe del CCECH.

Para impulsar la producción y las exportaciones a China, Cáceres dice que el gobierno de Lasso debe buscar un acuerdo comercial equilibrado con Pekín para mejorar la competitividad de los productos estrella de Ecuador, como el camarón, el aceite y el banano.

En el caso del petróleo, durante 2020, los principales mercados del crudo ecuatoriano fueron Panamá (55,76 millones de barriles), Estados Unidos (40,4 millones de barriles), Chile (14,83 millones de barriles) y China (10,98 millones de barriles).

Ante esta situación, el discurso de Lasso no ha sido del todo rígido en las relaciones comerciales con China. En la misma entrevista con CNN, dijo que la relación debe ser equilibrada: "Creo que en la diplomacia internacional tenemos que estar bien con Dios, con el diablo y con todo el mundo".

El vicepresidente de Ecuador, Alfredo Borrero, y el embajador chino Chen Guoyou, en el arribo al país sudamericano del embarque de 2 millones dosis del laboratorio chino Sinovac, el 3 de julio pasado. (Imagen: Secretaría de Comunicación de Ecuador)

Deuda informada

Carlos Julio Emanuele, ex ministro de Finanzas de Ecuador y ex funcionario del FMI, coincide en que se debe revisar la deuda con Ecuador.

"Hay que hacer dos cosas fundamentales: primero, cancelar la deuda, porque es una deuda que ha sido perjudicial para el país; y segundo, liberar el petróleo que se dio como garantía para el resto de los préstamos", dice. "En el momento en que se cancele la deuda, ya no debería existir la obligación de que Ecuador entregue el petróleo a China, sino que lo venda en el mercado internacional".

La venta obligatoria de petróleo es una de las condiciones de uno de los préstamos de 1.000 millones de dólares de China, según reconoció en 2010 el entonces ministro de Economía, Patricio Rivera, en medio de un clima de hermetismo. "El Gobierno ecuatoriano se comprometió a vender 36.000 barriles diarios de petróleo a China durante cuatro años, como parte del acuerdo de préstamo de 1.000 millones de dólares firmado en agosto de ese año", informó El Universo.

"Este es uno de los temas que lleva a sospechar de estas negociaciones, porque una vez terminadas, los documentos fueron declarados secretos", dice Emanuele, quien ve como único camino viable un replanteamiento de la deuda. En Estados Unidos (donde se detectó el movimiento de dinero a raíz de los acuerdos investigados) se están investigando varias negociaciones para la preventa de petróleo ecuatoriano a empresas chinas.

Las investigaciones ya han dado lugar a detenciones por sobornos relacionados con la intermediación comercial y la simulación de transacciones. También se han iniciado investigaciones en Ecuador.

"Se financiaron ocho centrales hidroeléctricas [con préstamos chinos], de las cuales cuatro o cinco aún no están en funcionamiento. Hay una razón para repensar [los vínculos] con China y decir 'queremos tener buenas relaciones con ustedes, pero aquí tenemos que arreglar estas cosas'. Así que tenemos que replantearnos la cuestión", afirma Emanuele.

La respuesta de China

Evan Ellis, profesor e investigador de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, cree que China mantendrá un enfoque cauteloso en las relaciones con Ecuador.

"Sospecho que China no dirá 'no' rotundamente y le dirá algo a Lasso para mantenerlo contento", dice.

La búsqueda de la independencia nacional y la amistad con China son coherentes entre sí

"China y sus empresas suelen buscar nuevos puntos de entrada entre las personas asociadas al gobierno y tratan de adaptarse al estilo y las necesidades de cada nuevo gobierno. Ecuador sigue estando en una situación de gran necesidad económica y fiscal. Estoy seguro de que, a pesar de la orientación más conservadora del gobierno de Guillermo Lasso, China está buscando puntos de entrada", añade Evan Ellis.

Los analistas John Ross y Vijay Prasad creen que la relación de China con América Latina tiene beneficios para todas las partes. Escriben: "Les ayudará a avanzar hacia la independencia nacional, en lugar de ser simplemente 'el patio trasero de Estados Unidos' (...). [EE.UU.] quiere hacer que estos países sean más serviles. La búsqueda de la independencia nacional y la amistad con China son coherentes entre sí".