Expansión de la industria del cuero genera preocupación en el Amazonas

La cadena de producción tiene una trayectoria similar a la de la carne vacuna, lo que genera preocupación por la deforestación del bioma. Bajo presión, la industria busca mejorar los estándares ambientales

Compartir

couro Amazônia China curtume ambiental cadeia Legal

En 2020, las curtiembres brasileñas adquirieron más de 23 millones de unidades de cuero crudo, de las cuales el 43% estaban en la Amazonía Legal, frente al 27% en 2010 (Imagen: Alamy / Cavan Images).

La producción de cuero se está expandiendo en la Amazonia Legal, la región noroeste de Brasil que contiene los nueve estados de la cuenca del Amazonas, según estadísticas oficiales. Pero el auge de la actividad en la región aumenta los riesgos para la ya amenazada selva tropical, advierten los expertos.

La región ha aumentado su participación en la cadena del cuero brasileño. En 2020, más de 23 millones de piezas de cuero crudo fueron adquiridas por las curtidurías, es decir, por las industrias procesadoras del país. De ellas, casi diez millones - o el 43% - están en la Amazonia Legal. En 2010, la proporción era del 27%, y en 2000, sólo del 7%.

Esta tendencia acompaña el desplazamiento de la ganadería hacia el norte del país. El rebaño de la región, que alberga la mayor parte del bioma, creció tres veces por encima de la media nacional sólo este año. "El cuero sigue al sacrificio del ganado", explica Maurício Bauer, director de las cadenas de producción de carne y cuero del WWF.

En las pasturas, la cadena ganadera es una sola. Solo en el matadero se produce la separación entre la carne y sus subproductos, como las piezas de cuero. Por tanto, los problemas son los mismos hasta el matadero. Entre ellos está la falta de transparencia en el seguimiento de la cadena de producción, es decir, garantizar que los animales nacen y se crían en granjas que respetan la legislación medioambiental.  

Varios informes y estudios han demostrado que las grandes marcas son propensas, y a veces están directamente relacionadas, con la compra de materias primas procedentes de animales que han crecido en granjas deforestadas ilegalmente.

Alrededor del 80% del cuero brasileño se exporta. China, incluido Hong Kong, es el mayor importador, con más del 31% de las compras en 2020. Pero sólo el 4,3% de las exportaciones provienen de estados de la Amazonia Legal en ese período.

El cuero en el Amazonas

Durante décadas, se presionó sobre los impactos ambientales del procesamiento del cuero y las condiciones precarias de trabajo en las curtidurías. En el proceso, se añade cromo para evitar que el cuero se pudra. Pero la sustancia cambia de estado y adquiere características contaminantes y altamente peligrosas.

Según Bauer, este proceso generó preocupación durante décadas, pero hoy el tema puede considerarse resuelto. "Las curtidurías han empezado a cumplir la legislación medioambiental. Ha habido una gran evolución en este ámbito de los contaminantes", dijo Bauer.

Manoel Jacinto, que investiga el cuero en la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), está de acuerdo: "Es muy difícil que una industria del curtido se instale en un estado y siga contaminando sin sufrir multas. En la actualidad, todas las curtidurías necesitan la autorización del organismo medioambiental".

Con el cambio, en la actualidad, el rastreo del ganado es la mayor preocupación medioambiental vinculada a la cadena del cuero, según Bauer: "El foco está ahora en el origen del ganado”.

La ganadería es el principal motor de la deforestación en el Amazonas brasileño. Uno de los incentivos para ello, según el investigador del Imazon (Instituto Amazónico de las Personas y el Medio Ambiente) Paulo Barreto, es la mayor competencia por el uso de la tierra en otras regiones. La Amazonia ofrece facilidades, como la abundancia de tierras sin ocupar.

"Alrededor del 30% de las tierras de la Amazonia son tierras públicas no destinadas a reservas indígenas o ambientales", dijo Barreto. "Luego está la ocupación ilegal, que es la ocupación irregular de estas áreas. El gobierno ha sido muy lento o no ha querido frenar estas prácticas. Esto genera que las tierras sean baratas, lo que favorece el avance sobre la selva”.

80%

de cuero brasileño se exporta. China, incluido Hong Kong, es el mayor importador

El seguimiento de esta cadena es extremadamente complicado. "Entre la primera granja y el minorista final, suelen haber varias etapas de procesamiento y fabricación del cuero por parte de varias empresas en diferentes países. En la producción en Brasil pueden intervenir factores complejos como la especulación inmobiliaria y la corrupción", explica Christina Macfarquhar, de Global Canopy, que trabaja en el seguimiento medioambiental.

Ella es una de las autoras de un estudio realizado en 2019 por la ONG que identificó 43 empresas, de diversas partes del mundo, que "están muy expuestas al riesgo de deforestación a través del comercio de carne y cuero entre Brasil y China". Según el estudio, el proceso es tan opaco que incluso los compradores con compromisos para reducir o acabar con la deforestación ilegal pueden desconocer el origen de sus productos.

Brazil Amazon leather
La trayectoria del cuero es similar a la de la carne vacuna, y con sus cadenas de suministro interconectadas, el producto está sujeto a las mismas preocupaciones ambientales (Imagen: Flickr / Jai Mansson)

La cadena de producción del cuero está globalizada, y parte de las empresas con sede en el país asiático que obtienen materia prima brasileña son estadounidenses o europeas. El estudio identificó 15 empresas occidentales que fabrican zapatos, muebles y asientos de autos cuyas fábricas en China podrían abastecerse de cuero brasileño no rastreable, entre ellas BMW, Ford, Adidas, Ikea y Macy's.

También se encontraron 20 empresas chinas -entre ellas la empresa de robótica KUKA, el fabricante y minorista de calzado Belle International (el mayor del país) y Adient PLC, un fabricante irlandés de asientos de autos con más del 40% de cuota de mercado en China- que participan en el procesamiento, la fabricación y la venta de carne vacuna o productos de cuero en China. 

Global Canopy denuncia que estas empresas occidentales y chinas "presionan a los fabricantes en China para que revelen y aborden sus propios riesgos en la cadena de producción".

Cambio en la normativa china

En septiembre de 2020 entró en vigor en China la primera normativa sobre productos de cuero importados y exportados. Las directrices, emitidas por la Asociación del Cuero de China -por tanto, legalmente no vinculantes- no mencionan la trazabilidad como requisito.

Sin embargo, establece requisitos de calidad y sostenibilidad para el cuero. La norma establece que los productores chinos "deben cumplir activamente los requisitos para mejorar y mantener la imagen internacional de la industria del cuero del país".

Sabía que?


Más de 23 millones de unidades de cuero crudo fueron adquiridas por las curtiembres, las fábricas que procesan pieles. De estos, casi 10 millones, o el 43%, se encuentran en la Amazonía legal.

Según Nathalie Walker, directora de la National Wildlife Federation (NWF), la mayoría de las curtidurías de todo el mundo aún no disponen de la información necesaria para evaluar si los lugares de origen cumplen las normas medioambientales. "Pero algún día podrían [hacerlo]. Es factible", dice Walker.

Leather Working Group (LWG), un grupo compuesto por entidades de la industria del cuero que han estado trabajando para desarrollar un protocolo de gestión medioambiental en la zona, dice que, de los 110 exportadores de curtidos de Brasil, 65 reciben la clasificación de oro. Entre ellos, sin embargo, los índices de trazabilidad varían del 0% al 100%.

La organización que representa al sector, el Centro de la Industria Brasileña del Curtido (CICB), no respondió a varias solicitudes de entrevista.

Maurício Bauer afirma que "el sector del cuero en Brasil tiene, en general, un carácter tradicionalmente conservador", y que el CICB "tiene el reto de buscar el equilibrio para representar de forma adecuada a sus miembros más conservadores y a los más progresistas" en la implantación de prácticas sostenibles.

Pero los investigadores creen que el sector puede ponerse al día. Nathalie Walker afirma que los compradores "todavía tienen que hacer mucho y aún no hemos visto diferencias reales, pero hay voluntad de hacer mejoras". Cita las iniciativas de Embrapa para aumentar el número de reses por hectárea como un paso positivo.

Manoel Jacinto menciona los sistemas que integran el cultivo, la ganadería y el bosque en la misma zona, como una iniciativa que ha cobrado impulso en los últimos años. El modelo "no necesita deforestar, ni eliminar bosques para producir ganado", dice.

Maurício Bauer afirma que "la deforestación y la invasión de la Amazonia no se producen por odio o desprecio a la naturaleza. Hay incentivos económicos para ello. Hoy la selva vale más tumbada que de pie", dijo. "La Amazonia tiene una población que vive en terribles condiciones de pobreza. Hay una relación directa entre la pobreza y la preservación del medio ambiente. Y al reducir la pobreza, se reducen los incentivos para la deforestación".