¿Puede el B3W del G7 competir con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China en América Latina?

Un programa global de infraestructuras liderado por EE.UU. pretende competir con la iniciativa china, pero hay pocos detalles sobre cómo planea superar los desafíos de sus propuestas anteriores

Compartir

Trudeau Biden Macron walk on beach

El presidente estadounidense Joe Biden camina con su par canadiense Justin Trudeau y el francés Emmanuel Macron en la cumbre del G7 de junio de 2021, donde se anunció la iniciativa B3W. Estados Unidos ha intentado reunir a las naciones del G7 en torno al proyecto, aunque no está claro si puede suponer una competencia y un complemento a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. (Imagen: Leon Neal / Alamy)

En septiembre de 2021, una delegación diplomática estadounidense encabezada por el Viceconsejero de Seguridad Nacional, Daleep Singh, visitó Colombia, Panamá y Ecuador en el marco de una "gira mundial de escucha" destinada a comprender mejor cómo la iniciativa Build Back Better World (B3W) puede apoyar las necesidades locales en materia de infraestructuras.

Lanzada el año pasado en la cumbre del G7 celebrada en junio en el Reino Unido, la B3W se declara como "una asociación de infraestructuras transparente, de alto nivel y orientada a los valores", centrada en las inversiones en energías renovables, tecnología digital, sanidad y empresas dirigidas por mujeres.

En América Latina, una de las regiones más afectadas por la pandemia del virus Covid-19, tanto en términos sanitarios como económicos, la iniciativa podría suponer un bienvenido impulso. Sin embargo, a falta de detalles financieros más firmes sobre el programa, y con la probabilidad de que se impongan condiciones más estrictas a sus préstamos e inversiones, es difícil ver todavía cómo B3W puede proporcionar su deseada "competencia estratégica con China".

Los préstamos soberanos chinos a América Latina y el Caribe han sumado 137.000 millones de dólares desde 2005, según la base de datos de financiación China-América Latina de The Dialogue y la Universidad de Boston, y los bancos chinos han respaldado decenas de proyectos de infraestructuras en la región a través de préstamos comerciales y fondos conjuntos.

"Es evidente que B3W es una iniciativa para contrarrestar la influencia que China ha construido como resultado de la Iniciativa de la Franja y la Ruta [BRI]", dice Katherin Galindo Ortiz, analista de Colombia Risk Analysis, una consultora con sede en Bogotá. "Pero B3W sigue en debate, no sabemos si se hará realidad y cuándo".

¿Vino viejo, botella nueva?

Todavía no se ha anunciado ninguna financiación para B3W, pero la intención es utilizar la Corporación Financiera de Desarrollo (DFC) de Estados Unidos, USAID y el Banco EXIM para estimular una inversión privada mucho más amplia de los países del G7. En ese sentido, guarda una gran similitud con la iniciativa América Crece lanzada en diciembre de 2019 -y ahora presumiblemente desaparecida-, aunque con un mayor enfoque en cuestiones de sostenibilidad y equidad social.

"América Crece ya no existe", dice Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas, una asociación empresarial con sede en Estados Unidos. "No hubo tiempo para implementarlo, y el gobierno de Biden nunca iba a asumir nada desarrollado bajo el gobierno de Trump. Pero el B3W intenta utilizar las mismas herramientas, como el DFC, para movilizar más inversiones privadas."

B3W
Lee más: América Crece, la respuesta de EEUU a la Franja y la Ruta en América Latina

Las visitas diplomáticas de septiembre dieron lugar a algunos acuerdos modestos. En Colombia, el DFC anunció un paquete de ayuda de 26 millones de dólares destinado a los trabajadores agrícolas y a los emigrantes venezolanos, y debatió sobre la mejora de la capacidad local en materia de vacunas. En diciembre, la canadiense Providence Therapeutics firmó un Memorando de Entendimiento con la empresa colombiana VaxThera para desarrollar instalaciones de producción de vacunas en Medellín, con las primeras dosis previstas para junio de 2022. En Ecuador, el DFC acordó un préstamo de 150 millones de dólares para las pequeñas empresas afectadas por la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, el B3W no parece proponer aún soluciones para al menos dos problemas de larga data: la falta de voluntad de algunos gobiernos latinoamericanos para aceptar condiciones de préstamo e inversión y la incapacidad del capital privado para competir en precio con las empresas chinas respaldadas por el Estado. Para los inversores con aversión al riesgo de EE.UU. y otros países del G7 "la cuestión es qué cambios puede aportar B3W para mejorar el análisis coste-beneficio", dice Galindo Ortiz.

La transparencia en primer plano

El B3W hace hincapié en un desarrollo de infraestructuras transparente, sostenible y responsable, basado en el programa de certificación Blue Dot Network, lanzado por Estados Unidos, Japón y Australia y apoyado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en noviembre de 2019. Como tal, el B3W parece estar intrínsecamente restringido en cuanto a los países en los que puede operar, dado que es poco probable que algunos gobiernos como los de Venezuela y Nicaragua -ambos firmantes del BRI- acepten tales condiciones.

De los tres países que la delegación de Singh visitó en septiembre, dos -Colombia y Panamá- podrían considerarse aliados históricos de EE.UU., pero ambos han visto importantes inversiones chinas en los últimos años. En Colombia, las empresas chinas han adquirido la mayor mina de oro del país y han ganado licitaciones para la construcción del sistema de metro de Bogotá.

"En este momento, Colombia no necesita decidir si está más alineada con EE.UU. o con China", dice Galindo Ortiz. "EE.UU. seguirá siendo el socio comercial más importante, pero también es evidente que Colombia necesita diversificar sus socios para reconstruir la economía, y China aporta los flujos de capital necesarios para ello."

¿Animará realmente la financiación del DFC a los inversores privados a superar sus recelos sobre el riesgo político en la región? La presidencia pro-mercado de Guillermo Lasso en Ecuador hace que el país sea hoy un aspirante a la inversión extranjera, pero un potencial regreso al poder del partido Alianza PAIS en futuras elecciones (ahora renombrado como MOVER) -que estuvo en el poder de 2007 a 2021 y acogió con agrado la opaca financiación china de infraestructuras- significaría probablemente un cambio de estrategia diplomática. En enero, el actual candidato a la presidencia  brasileña en las elecciones de 2022, Luiz Inácio Lula de Silva, repitió sus críticas a la influencia de Estados Unidos en la región, después de que Biden describiera a América Latina como el "patio delantero" de Estados Unidos.

Además, las inversiones en infraestructuras humanas, como la educación y el medio ambiente, podrían mejorar el poder blando de Estados Unidos, pero es poco probable que atraigan fondos privados para proyectos de mayor envergadura.

"Las empresas del sector privado no pagarán por encima del precio de mercado por activos estratégicos, pero China pagará lo que haga falta", afirma Farnsworth. "Estados Unidos puede intentar competir en valores -transparencia, derechos laborales, medio ambiente-, pero no es una agenda fácil de vender".

Competencia y complemento

En última instancia, para algunos comentaristas, las cuestiones de competencia estratégica pueden ser de importancia secundaria para los países que se enfrentan a auténticas y gigantescas deficiencias en materia de infraestructuras. Con una estimación de 2,2 billones de dólares de gasto en infraestructuras necesarios para 2030 para que los países de América Latina y el Caribe cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, la B3W puede ser un complemento muy necesario de la BRI. "Para reconstruir un mundo mejor tras la pandemia de Covid-19, la B3W y la BRI deben trabajar juntas", escribió la académica estadounidense Keren Zhu en The Diplomat.

Dentro de China, los funcionarios parecen haber acogido favorablemente a B3W. "China cree que hay un amplio espacio para la cooperación en el campo de las infraestructuras globales, en lugar de que varias iniciativas compitan entre sí o se sustituyan", dijo Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, en una rueda de prensa en noviembre. Su viceministro de Asuntos Exteriores, Le Yucheng, también acogió tímidamente el anuncio de B3W, afirmando que China "no excluiría los buenos planes de cooperación de otros países".

Estados Unidos tiene que mostrar una asociación en los temas clave de la región, como el alivio de la deuda. De lo contrario, toda esta charla de competir con el BRI es sólo una fantasía

"Es de esperar que Estados Unidos y los países occidentales puedan aplicar realmente sus planes de infraestructuras, construir más carreteras y puentes para los países en desarrollo y crear más puestos de trabajo y bienestar para ellos", dijo Le, "en lugar de empeñarse en interferir en los asuntos internos de otros países y exportar a la fuerza los valores occidentales."

Una bienvenida tan mordaz sugiere que cualquier cooperación directa entre las iniciativas del BRI y el B3W sería poco probable, aunque una sana competencia con proyectos bien gestionados podría beneficiar a las naciones latinoamericanas. Para ser eficaz, el B3W necesitaría primero aumentar drásticamente sus recursos y su peso diplomático en un momento en que sus presupuestos de ayuda internacional están disminuyendo, y Estados Unidos no tiene embajador en 11 países de la región.

"Tenemos que poner más dinero, el DFC tiene que ser dotado de personal y hacer inversiones estratégicas, y tenemos que reponer otras instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo", dice Farnsworth. "Tenemos que mostrar una asociación en los temas clave de la región, como el alivio de la deuda, la sanidad y la educación, y tenemos que volver a desarrollar la agenda comercial con países como Brasil y Ecuador, de lo contrario, toda esta charla de competir con el BRI es sólo una fantasía".