¿La presencia comercial de China en la Amazonia puede volverse más ecológica?

Con el aumento de las importaciones y las inversiones en la Amazonia, China atrae la atención sobre su huella medioambiental y abre nuevas posibilidades de asociaciones verdes

Compartir

China Amazonia brasil

Construcción de la central hidroeléctrica de Belo Monte en la Amazonia brasileña, fotografiada en 2014. El megaproyecto ha sido objeto de investigaciones por afectar a los derechos indígenas y al medioambiente. (Imagen: Alamy)

Las inversiones chinas en Brasil reflejan "un matrimonio de intereses", según Tulio Cariello, director de investigación del Consejo Empresarial China-Brasil (CECB).   

"[Las empresas estatales chinas] State Grid y China Three Gorges (CTG) vinieron a Brasil a comprar empresas porque el país ha puesto mucho en venta desde el final del gobierno de Dilma Roussef [en 2016]. Y también porque esas empresas chinas necesitaban salir al exterior, pues ya habían invertido mucho a nivel interno", dijo a Diálogo Chino

Desde entonces, la relación comercial y de inversión de China con Brasil ha sido objeto de críticas por su huella medioambiental, siendo la Amazonia el ecosistema que más despierta la preocupación internacional. 

Sin embargo, la Amazonia Legal, que consta de nueve estados en el norte y el medio oeste de la cuenca del Amazonas, fue el destino de solo 11.000 millones de dólares del total de 66.000 millones de inversión extranjera directa china en Brasil entre 2007 y 2020, según datos recopilados por CEBC para Diálogo Chino. Muchos proyectos se extienden también a otros estados, por lo que las cifras podrían estar sobreestimadas.

En combinación con otros datos, es posible trazar una imagen más clara de los lugares y sectores de la Amazonia que reciben inversiones chinas, que, como indica la evolución de las políticas en China, están experimentando un proceso de "ecologización".  

China: un socio nuevo e inexperto para la Amazonia

Durante décadas, los países de la cuenca amazónica han intentado llevar el desarrollo a la selva. Bajo la dictadura militar de Brasil (1964-1985), esto tomó el mantra de integrar para não entregar (integrar, no abdicar), una frase irónicamente parecida a "úsalo o piérdelo". 

Pero la idea de apoyar este desarrollo mediante financiación externa fue cuestionada, especialmente por los movimientos conservacionistas de finales de los 60 y principios de los 70, según un estudio del académico brasileño Luiz Barbosa. Muchos gobiernos en desarrollo fueron acusados, con razón, de ser irresponsables con el uso de sus recursos naturales. 

2001

El año de la primera gran inversión directa de China en la Amazonia, cuando Baosteel invirtió 650 millones de dólares en la empresa minera brasileña Vale.

La historia de China en la Amazonia comenzó cuando el país asiático entró en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001. Ese año, Baosteel, una empresa estatal con sede en Shanghai, realizó su primera gran inversión directa en la Amazonia brasileña, destinando 650 millones de dólares a la recién privatizada Vale, la mayor empresa minera de Sudamérica y titular de los derechos de exploración de un complejo de minas situado en el estado de Pará.

"Es un momento en el que los chinos empiezan a mirar al mundo", dijo Quelen Guedes, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Vale dos Sinos de Brasil. 

En 2006, Wu Bangguo, entonces presidente de la Asamblea Popular Nacional de China, realizó una gira por América Latina. Dirigiéndose al Congreso Nacional de Brasil, dijo: "Brasil es un país muy conocido y estimado por el pueblo chino [...]. Su fascinante selva amazónica y el magnífico proyecto hidroeléctrico de Itaipú forman parte del orgullo nacional".

La combinación de la Amazonia y la energía hidroeléctrica presagiaba la participación de China en el desarrollo de proyectos energéticos en Brasil y en la cuenca fluvial en general. 

En la actualidad, las empresas con sede en China poseen acciones equivalentes a más proyectos hidroeléctricos enteros en la Amazonia que las de cualquier otro país, según el grupo de reflexión The Dialogue, con sede en Washington.  

Impactos comerciales en la Amazonia

Un comercio fuerte sirvió de columna vertebral para una mayor cooperación financiera. Durante la crisis financiera mundial que comenzó en 2008, la demanda de productos básicos de Estados Unidos y Europa se hundió, justo cuando China necesitaba petróleo, cobre y mineral de hierro de Brasil, Perú y Ecuador para impulsar su rápido desarrollo económico. 

En 2009, China se convirtió en el principal socio comercial de Brasil, superando a EE.UU. por primera vez. En el caso de Perú, ocupa el mismo puesto desde 2014, cuatro años después de que ambos países firmaran un acuerdo de libre comercio.

Peru China trade iron ore
Lee más: Los lazos comerciales entre Perú y China se fortalecen a pesar de la crisis política

Sin embargo, estos productos potencialmente de alto impacto, junto con la soja, empezaron a constituir la abrumadora mayoría del comercio. En Brasil, el mineral de hierro, el aceite y la soja sin procesar pasaron de representar menos del 45% de la creciente cesta de exportaciones de China en 2003, a casi el 80% en 2019, según el Observatorio de la Complejidad Económica. 

Cuando China se convirtió en uno de los principales compradores de soja brasileña, el refuerzo de la legislación y su aplicación provocaron una ralentización de la expansión del cultivo en la Amazonia. Los campos en el bioma del Cerrado, donde la legislación era más débil, se extendieron. La moratoria de soja de 2006, un compromiso de las multinacionales del comercio de cereales para dejar de abastecerse de proveedores vinculados a la deforestación ilegal, se considera en general la causa.

La llegada la Franja y la Ruta

En 2013, la colosal Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) del presidente chino, Xi Jinping, para aumentar la conectividad mundial, empujó -y dio sólo un poco más de coherencia- al impulso de China para que sus empresas y bancos busquen oportunidades en todo el mundo, incluida la selva amazónica.

Amazônia Peru América Latina Belt and Road China Cinturão e Rota verde investimentos desenvolvimento ambiental salvaguardas
Lee más: Cómo adaptar las propuestas de la Franja y la Ruta a la Amazonía

China comenzó a diversificar su cartera, consiguiendo contratos en los sectores del transporte, la agricultura y la manufactura, apoyando el auge del comercio de materias primas y, a la vez, motivándolo. Los puertos, las carreteras e incluso la posibilidad de un ambicioso ferrocarril bioceánico que atravesara el Amazonas, estaban en la mira, aunque en gran medida se ha quedado ahí. 

 

En el momento en el que este momento fue redactado, seis de los ocho países de la cuenca amazónica han entrado a la BRI (sin incluir a la Guayana Francesa, una región de ultramar de Francia). Colombia y Brasil no están en la lista. A pesar de los informes de que Brasil ya ha designado oficialmente proyectos de la BRI, ningún nivel de gobierno ha firmado ningún memorando de entendimiento para cooperar en el marco de la BRI, considerada la medida de la adhesión.

Independientemente de esto, Brasil fue el primer receptor regional de inversiones chinas entre 2003 y 2020.

Una imagen más clara

Para David Cleary, actual director de agricultura de la ONG The Nature Conservancy y antiguo director de programas de conservación en la Amazonia y otras regiones, el principal interés de China por Brasil está en otra parte. "El interés de las empresas chinas está mucho más en las infraestructuras y, por tanto, se centra en el sur del país, donde esas inversiones son más importantes", afirma. 

58 millones de toneladas

La cantidad de soja que China importó de Brasil en 2021, según datos aduaneros

A pesar de tener una presencia directa "bastante limitada" en la Amazonia, China funciona como "centro de demandas de exportación", según Cleary. El país es el principal comprador de productos agrícolas brasileños, sobre todo de soja y carne vacuna, que a menudo se producen de forma extensiva, invadiendo los bosques tropicales. La ganadería impulsa el 80% de la deforestación amazónica, según el instituto de investigación Imazon. 

El año pasado, el 37% de las importaciones chinas de carne vacuna brasileña y el 27% de sus 58,15 millones de toneladas de soja procedían de la Amazonia Legal, la región que contiene el bioma amazónico y su zona de amortiguación, según datos comerciales brasileños. 

El volumen que compra China es importante para la Amazonia porque, aunque la gran mayoría procede del sur de Brasil, el cultivo en esa  requiere una gran superficie y desplaza a los ganaderos que abastecen el enorme mercado nacional de carne vacuna al norte, hacia la selva tropical. 

Sin embargo, proporcionalmente, China se abastece menos de lugares asociados a riesgos de deforestación que la UE, según Trase, una ONG que supervisa las cadenas de suministro. 

De hecho, para 2017, Trase descubrió que la exposición de China al riesgo de deforestación, es decir, la probabilidad de abastecerse de proveedores vinculados a la deforestación ilegal, se concentraba en sólo el 1% y el 2%, respectivamente, de los municipios productores de soja y carne vacuna de Brasil.  

meatpacker Marfrig plant Mato Grosso
Lee más: El opaco proceso de los frigoríficos en Brasil que exportan carne a China

Preocupada más por la seguridad alimentaria que por el impacto climático o medioambiental del comercio de carne vacuna, China ha estado exigiendo la certificación del origen de la carne. Aunque el mecanismo aún debe reforzarse, es un indicio de que se está avanzando hacia una mayor transparencia en las cadenas de suministro

"No creo que China vaya más allá de la legalidad, y la legalidad ya es importante, especialmente en la cadena de la carne en Brasil, donde todavía hay mucha ilegalidad", dice Cleary. "China es un país que se toma en serio los planes, los compromisos y la seguridad nacional". 

Tras una década de tasas de deforestación controladas en Brasil, el año pasado alcanzaron máximos históricos, lo que estimuló el debate sobre los esfuerzos de los compradores internacionales de productos agrícolas por desarrollar políticas sólidas y respetuosas con los bosques.

COFCO, el principal comerciante de soja de China, siguió a los principales comerciantes internacionales de alimentos al comprometerse en 2020 a tener una cadena de suministro forestal totalmente transparente para 2023, un objetivo que parece remoto dada la interrupción por la pandemia. Aunque no abordó el tema de sus proveedores indirectos, la medida fue bien recibida por los grupos conservacionistas.

Una ONG china también está buscando formas de "ecologizar" el comercio. El Global Environmental Institute (GEI), con sede en Beijing, la primera ONG china que "sale" con las empresas para conocer mejor sus limitaciones medioambientales en el extranjero, ha firmado recientemente un acuerdo de cooperación con el gobierno de Mato Grosso, el mayor estado productor de soja de Brasil. La asociación pretende establecer inventarios de emisiones y mecanismos de compensación y certificación. 

Una asociación científica de larga duración proporciona datos importantes para entender dónde existen presiones de deforestación impulsadas por la demanda. Desde el lanzamiento de su primer satélite en 1999, el programa del Satélite de Recursos de la Tierra China-Brasil (CBERS) ha proporcionado imágenes en tiempo real a organismos de vigilancia de la deforestación como el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. 

Además de los datos sobre las cadenas alimentarias, una investigación reciente sobre las inversiones en energía da una idea más clara del nivel de participación de las empresas chinas en los proyectos amazónicos, en comparación con las de otros países. La investigación del The Dialogue descubrió que las empresas canadienses controlan el mayor número de yacimientos petrolíferos en la Amazonia, unos 24 sólo en Colombia. China sólo representa el 10% de los proyectos mineros y energéticos de la Amazonia.

Sin embargo, algunas empresas extractivas chinas tienen intereses en zonas de biodiversidad de renombre, siendo la más destacada el parque nacional Yasuní, en la Amazonia ecuatoriana. En febrero, China National Petroleum Corp (CNPC) obtuvo el primer contrato para la perforación de pozos en el campo petrolero Ishpingo, uno de los tres del bloque conocido como ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini) o bloque 43, que se encuentra dentro del parque. 

En 2020, la empresa china Chuanqing Drilling Engineering Company Limited obtuvo un contrato de 148 millones de dólares para perforar en el bloque 43. Además de los riesgos de la propia perforación, la infraestructura necesaria para transportar la maquinaria, los productos petrolíferos y el personal podría infringir una "zona de amortiguación" entre los yacimientos y el territorio indígena waorani.  

Históricamente, las empresas privadas y estatales de China han demostrado estar dispuestas a operar en zonas consideradas por otras empresas internacionales como de alto riesgo, en términos de seguridad y accesibilidad, según Cleary. En la última década, 11 de las 14 inversiones chinas en la región amazónica de Brasil fueron realizadas por empresas estatales, según el BRICS Policy Center. Aunque muchos reconocen que el beneficio económico es central en la toma de decisiones de inversión, las necesidades nacionales de seguridad alimentaria y energética también ocupan un lugar privilegiado. 

"Las empresas chinas no tienen problemas para trabajar en geografías difíciles y remotas. Ya tienen mucha experiencia buscando oportunidades de inversión en todo el mundo, como en África, Asia y ahora en América Latina", afirma Cleary.

Políticas de protección del medioambiente en el país y en el extranjero

Cuando Xi Jinping lanzó la BRI en 2013, integró la idea de "civilización ecológica", anunciada en un documento político del año anterior. Se centró firmemente en situar el medioambiente en el centro del desarrollo dentro de las fronteras nacionales. En 2018, una enmienda constitucional en China impuso obligaciones de cuidado del medioambiente a las instituciones y autoridades públicas. 

Sin embargo, no había disposiciones claras sobre las inversiones chinas en el extranjero, más allá de las directrices sobre el crédito verde que surgieron por primera vez en 2012, las instrucciones específicas para el sector minero que salieron en 2015 y un marco de gestión del riesgo medioambiental en el extranjero de 2017 que nunca llevó a castigar la no alineación. 

La llegada de la BRI ha subido la apuesta. En el foro de la BRI de 2019, se creó la Coalición Internacional para el Desarrollo Verde de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRIGC) con el objetivo de reforzar el compromiso de China de promover el desarrollo verde en los países miembro. La guía desarrollada es significativa porque se aparta de la política de larga data de dejarlo en manos de las normas del país anfitrión. 

Los inversores chinos no ganaron suficiente experiencia para tratar los problemas medioambientales, ya que tenían una demanda muy alta de logros económicos por parte de los niveles superiores del gobierno

Para Zhongzhou Cui, profesor asociado del Centro de Estudios sobre América Latina de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sudoeste, la elaboración de políticas medioambientales es una novedad relativa en China, en comparación con los países occidentales. "China no contaba con políticas y leyes bien establecidas para tratar las cuestiones medioambientales hasta hace poco", declaró a Diálogo Chino y añadió: "Occidente y los países latinoamericanos tienen expectativas demasiado altas para los inversores chinos a la hora de tratar las cuestiones medioambientales". 

Durante 35 años, desde las reformas económicas del país a finales de la década de 1970, China dio prioridad al desarrollo económico sobre la protección del medioambiente, dijo Cui. "Los inversores chinos no ganaron suficiente experiencia para tratar los problemas medioambientales, ya que tenían una demanda muy alta de logros económicos por parte de los niveles superiores del gobierno", afirma. 

La búsqueda de oportunidades de inversión rentables llevó a China a participar en proyectos controvertidos en la selva amazónica. La represa de Belo Monte, para la que la empresa china State Grid construyó gigantescas líneas de transmisión, es un ejemplo destacado. Desde 2011, la central hidroeléctrica ha sido objeto de una investigación por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, acusada de daños ambientales y violación de los derechos de los indígenas. 

Coca Codo Sinclair energia Equador projeto hidrelétrica estudo usina erosão China rachadura San Rafael cachoeira
Lee más: El polémico y costoso proyecto de infraestructura que replantea la energía en Ecuador

Otro ejemplo es la represa Coca-Codo Sinclair de Ecuador, el mayor proyecto energético del país, respaldado con 2.240 millones de dólares del Banco de Exportación e Importación de China y ejecutado por SinoHydro. Denuncias de corrupción, sobrecostos y un accidente en 2014 en el que murieron 14 trabajadores fueron solo algunos de los muchos contratiempos del proyecto. Con toda probabilidad, también provocó que una conocida cascada se secara por completo. Inaugurada en 2016, es una de las ocho centrales hidroeléctricas construidas por un contratista chino en Ecuador en los últimos 15 años.

Los gobiernos anfitriones han tenido una gran cuota de responsabilidad en la gestión de los riesgos ambientales asociados al comercio y la inversión por parte de China y han debilitado las regulaciones para tratar de impulsar el comercio. Bolivia cuadruplicó la cantidad de tierra que podía ser deforestada por incendios forestales en 2019, poco después de firmar acuerdos para aumentar las exportaciones agrícolas a China, y a raíz de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, explica Rebecca Ray, investigadora principal del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston. 

"Estamos hablando de sacrificar potencialmente un activo natural a largo plazo que es necesario en muchos sentidos por beneficios financieros a corto plazo. Con el tiempo, estas tarifas se reducirán y los precios bajarán", afirma. 

El gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil se ha esforzado por flexibilizar las leyes medioambientales, lo que ha provocado tasas de deforestación catastróficas. Más conscientes de los riesgos que supone para su reputación hacer negocios en lugares donde la aplicación de la legislación medioambiental es débil, los responsables políticos chinos entienden que necesitan sus propias políticas más sólidas, basándose en las que se lanzaron por primera vez hace una década.

¿Nuevo impulso a las oportunidades verdes en la Amazonia?

Durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2021, Xi Jinping también anunció que China reducirá las inversiones en proyectos de energía de carbón en el extranjero y apoyará las energías renovables y las iniciativas de baja emisión de carbono. 

Para Cariello, hay una gran oportunidad para proyectos en la región amazónica que promuevan la sostenibilidad. "Pasar a una economía verde es una prioridad en el Plan Quinquenal de China, ya tienen proyectos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El sector de las energías renovables es fundamental para ellos, así que veo una gran sinergia entre Brasil y China en este sector".

Cui dijo que el gobierno de Beijing ha estado animando a las empresas chinas a mitigar los riesgos de impacto ambiental en sus inversiones en el extranjero: "Normalmente los países anfitriones no dan importancia a las normas chinas y favorecen las anticuadas copiadas de Occidente. Se esfuerzan por convencer a los gobiernos locales, pero no suele funcionar".  

La financiación también puede ser una herramienta poderosa. Sin embargo, no se han dado detalles sobre el tipo de iniciativas que se beneficiarán del Fondo de Kunming, anunciado en la primera parte de las conversaciones sobre el Convenio de la Diversidad Biológica de la ONU, organizadas por China, en octubre de 2021. La segunda parte del evento se celebrará a finales de este año. 

"Veremos si estos anuncios abren una nueva era de financiación para las estrategias de energía sostenible o si abren la disponibilidad de nuevos fondos para proyectos anticuados que son bastante destructivos y traen consigo importantes conflictos sociales", dijo Ray.

En el ámbito de la energía solar, China ya está presente en la Amazonia, hasta ahora no a través de inversiones en grandes proyectos, sino mediante el suministro de tecnología rentable. Se instalan pequeñas unidades de energía solar en zonas remotas de la región gracias a la fuerte caída de los precios de los paneles solares, impulsada por la fabricación china a escala. En Brasil los costos han disminuido un 80% en la última década.

La presencia china en el sector de la energía en la Amazonia conlleva importantes beneficios potenciales si los gobiernos locales quieren utilizarla así

"China tiene acceso a ciertas tecnologías y a servicios y bienes de bajo costo para la energía genuinamente renovable como la eólica y la solar. La presencia china en el sector de la energía en la Amazonia conlleva importantes beneficios potenciales si los gobiernos locales quieren utilizarla así", añade Ray. 

Para fabricar elementos para la energía solar y la energía eólica se necesita una gran cantidad de minerales conocidos como tierras raras. Muchos se encuentran en la cuenca del Amazonas. "Si China aumenta su apoyo a la energía eólica o solar, va a necesitar tierras raras y litio. Así que no significa necesariamente que haya menos demanda de minerales latinoamericanos por parte de China, sino que puede significar un cambio hacia menos carbón de Colombia, por ejemplo, y quizás más litio o cadmio", dice Ray.

Para que China sea un motor de la transición sostenible, los gobiernos de la región amazónica también tienen que estar interesados en fomentar las buenas prácticas medioambientales. "La cuestión que se plantea es si los gobiernos nacionales quieren tener una estrategia para utilizar este potencial", dice Ray. 

"Si tuvieran una estrategia de creación y generación de energía realmente sostenible, tener socios chinos podría facilitarlo, lo que no exime a China de ninguna responsabilidad". 

 

Este informe se ha realizado con el apoyo del Amazon Rainforest Journalism Fund en colaboración con el Pulitzer Center.