El Fondo Brasil-China se estanca seis años después de ser anunciado

La burocracia y la falta de compromiso del gobierno han hecho que el fondo sea poco atractivo para los prestatarios

Compartir

El primer ministro Li Keqiang y la entonces presidenta Dilma Rousseff anunciaron el Fondo Brasil-China en 2015. Los resultados, sin embargo, aún están por ver (imagen: Alamy)

El primer ministro Li Keqiang y la entonces presidenta Dilma Rousseff anunciaron el Fondo Brasil-China en 2015. Los resultados, sin embargo, aún están por ver (imagen: Alamy)

Anunciado con bombos y platillos en 2015, el Fondo Brasil-China no ha financiado ni un solo proyecto con los 20.000 millones de dólares de que dispone hasta la fecha. El tipo de cambio incontrolado, combinado con una compleja burocracia y la falta de interés del gobierno brasileño han impedido que el fondo atraiga el interés del mercado, según los analistas.

El fondo se creó en un momento en que China necesitaba exportar su capacidad productiva y disponía de capital en efectivo para hacerlo en lugares estratégicos. Ese mismo año, los funcionarios chinos recorrieron el mundo firmando acuerdos con la Unión Europea, Rusia, Indonesia y varios otros países.

Para Brasil, que estaba amargado tras el fin del boom de las materias primas y veía cómo se reducía su capacidad de inversión, era el momento adecuado para crear un fondo cuyo objetivo era la cooperación para ampliar la capacidad productiva del país.

"En este momento de desaceleración de la economía internacional, el comercio y las inversiones recíprocas entre Brasil y China pueden y van a significar una mejora de nuestra situación económica", dijo la presidenta Dilma Rousseff en el momento de la firma del acuerdo.

Impasse


El comité del Fondo Brasil-China llegó a revisar seis cartas de consulta entre 2016 y 2018. Ninguno salió adelante

El fondo solo se institucionalizó dos años después de su anuncio, en 2017, previendo 15.000 millones de dólares que serían aportados por el fondo chino de financiación en América Latina (Claifund), creado en la misma época, y otros 5.000 millones bajo la responsabilidad de la Caixa Econômica Federal o BNDES. Mientras tanto, algunos de los otros fondos chinos creados al mismo tiempo ya estaban financiando decenas de proyectos en todo el mundo.

Se decidió entonces que los proyectos interesados en obtener préstamos del Fondo Brasil-China serían analizados por una comisión formada por tres miembros de cada país. Por parte de Brasil, el secretario ejecutivo de la Jefatura de Estado Mayor, el secretario ejecutivo del Ministerio de Planificación y el secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores. Funcionarios del Banco Popular de China, el Banco de Desarrollo de China y la Administración Estatal de Cambio de Divisas, una agencia regulatoria del Consejo de Estado, representaron a la parte china.

O Fundo Brasil-China entrou em funcionamento em 2017, quando Michel Temer era presidente do Brasil.

 El Fondo Brasil-China se institucionalizó en 2017 con grandes expectativas. El descontrol de las divisas y la compleja burocracia han afectado a su potencial (imagen: Alamy)

La comisión entró en funcionamiento. Renato Baumann, economista del Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea), ocupó el cargo de subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Planificación entre 2016 y 2018 y dice que el grupo llegó a analizar seis cartas de consulta. Los proyectos son confidenciales y acabaron no saliendo adelante: algunos porque encontraron otras alternativas de crédito, otros por "falta de consistencia", dice.

Pero los proyectos solo se analizaron a nivel técnico, dijo Baumann, ya que el comité formado por oficiales de alto nivel nunca se reunió ni se creó un estatuto para el fondo. Baumann describió a los funcionarios chinos como reacios a compartir información sobre cómo funcionaría el fondo y añadió que los brasileños ni siquiera supieron el nombre de sus homólogos chinos en el comité.

Pero el requisito de que cada proyecto pase por la aceptación de tantas autoridades hizo que el proceso de aprobación fuera mucho más lento que el de otros instrumentos de crédito disponibles en el mercado.

Preguntado por la situación actual del fondo de cooperación, el Ministerio de Economía dijo que, poco después de la creación del comité, se detectó que su modelo de gobernanza "no alcanzaba los resultados esperados, ni el atractivo necesario para la presentación de proyectos cualificados".

Pero el gobierno también muestra una falta de interés por poner en marcha el proyecto. Desde hace meses, el ministerio dice que está analizando formas de hacer más eficiente la comisión, sin fijar plazos. Mientras tanto, Brasil sufre los peores índices de inversión de su historia reciente.

Poco atractivo

Alan Fernandes, presidente del banco de inversión chino Haitong en Brasil, dijo que una razón importante para el poco atractivo del Fondo Brasil-China era la volatilidad del tipo de cambio de los últimos años.

En mayo de 2017, cuando se creó oficialmente el fondo, el dólar se cotizaba a unos 3,25 reales. Desde entonces, la moneda ha seguido una trayectoria ascendente y, el 2 de febrero de 2021, cada dólar valía 5,36 reales. El elevado escenario ahuyenta a quienes quieren pedir préstamos en moneda extranjera, lo que hace más atractivas las opciones de financiación en real, dice Fernandes.


Según datos de la Asociación Brasileña de Entidades del Mercado Financiero y de Capitales (Anbima), la emisión de obligaciones creció de 64 mil millones de reales en 2016 a 184,6 mil millones en 2019 y tuvo una caída a 122 mil millones el año pasado, una demostración del apetito del mercado por financiarse con mecanismos locales.

Además, la Comisión de Valores permite una financiación simplificada del mercado de capitales, en un proceso menos largo y burocrático que el del Fondo Brasil-China.

Por otro lado, tras años de expansionismo durante los gobiernos de izquierda, el BNDES ha sufrido un cambio de orientación en los últimos cuatro años, agotando las líneas de crédito a largo plazo necesarias para los proyectos alineados con la propuesta del Fondo Brasil-China.

BNDES e Caixa Econômica fazem parte da estrutura financeira do Fundo Brasil-ChinaEl cambio de orientación del BNDES en los últimos cuatro años ha vaciado las líneas de crédito a largo plazo (imagen: Alamy) 

Fernandes dijo que la inactividad del fondo no significa que Brasil no esté recibiendo inversiones chinas. Las empresas chinas que ya están activas en Brasil, como China Three Gorges, State Grid, CGN, SPIC, Gezhouba y CCCC, siguen invirtiendo en el país, principalmente en los sectores de energía, puertos, carreteras, agroindustria y saneamiento.

"Esperamos que este año el Gobierno saque adelante proyectos en el sector ferroviario, como la conexión Centro-Oeste-Norte. Si se producen estas licitaciones, podemos esperar una participación activa de las empresas chinas", dice Fernandes.

Pero a pesar de que las empresas chinas han manifestado su interés por seguir invirtiendo en las infraestructuras de Brasil, el monitor de inversión extranjera directa de la Red Académica de América Latina y el Caribe sobre China muestra que los chinos han mostrado menos interés por Brasil en los últimos tres años, mientras que sus inversiones en Chile y Perú han aumentado.

Por término medio, los flujos de entrada de China en el mundo también han disminuido en los últimos años, una tendencia intensificada por la pandemia, que hizo que China se volcara en el mercado nacional

El sitio web China Global Investment Tracker hace un seguimiento de las transacciones de más de 100 millones de dólares realizadas por instituciones chinas en varios países. En 2017, el importe global superó los 255.000 millones de dólares y, desde entonces, ha ido en descenso, hasta alcanzar los 64.200 millones el año pasado. En Brasil, la caída de las inversiones chinas ha sido más pronunciada, pasando de 14.000 millones de dólares en 2016 a solo 1.600 millones en 2020.


Académicos y comentaristas han mostrado su preocupación de que el estancamiento de las inversiones esté relacionado con la hostilidad de altos miembros del gobierno de Bolsonaro contra China. Pero Túlio Cariello, coordinador de análisis e investigación del Consejo Empresarial Brasil-China (CEBC), refuta esta idea.

Señala el flujo comercial récord entre Brasil y China, que, a pesar de la pandemia, superó los 101.000 millones de dólares en 2020, una indicación de que las relaciones comerciales entre los dos países siguen siendo sólidas.

La trayectoria del flujo de inversiones, explica, tiene más que ver con una nueva realidad en China, de crecimiento menos acelerado.

"Antes, las empresas chinas diversificaban sus carteras e invertían en activos no relacionados con su negocio principal", dice, "ahora son más cautelosas en general".