América Crece, la respuesta de EEUU a la Franja y la Ruta en América Latina

América Crece, un programa poco conocido del Departamento de Estado que promete apalancar la inversión en infraestructura, tiene signatarios en toda la región.

Compartir

O'Brien Panama América Crece

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Robert O'Brien, en su visita a Panamá, durante la cual el país centroamericano firmó un acuerdo en el marco del programa América Crece (imagen: Embajada de Estados Unidos en Panamá)

Hablando en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá el 17 de agosto, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Robert O'Brien, concluyó su visita con una declaración: “Los verdaderos amigos están ahí cuando los tiempos se ponen difíciles… gracias a China, desafortunadamente, estos días son muy retadores."

O'Brien aprovechó su visita para promover la entrega de 50 ventiladores fabricados en Estados Unidos, la promesa del apoyo del FBI en operaciones contra el lavado de dinero y un memorando de entendimiento para profundizar la cooperación en proyectos de infraestructura a través del programa de América Crece de Estados Unidos.

Su referencia un tanto innecesaria y discordante a China, en lo que fue esencialmente una visita de ayuda, hizo poco para desmentir la noción de que América Crece es una respuesta al creciente número de países latinoamericanos que se adhieren a la Iniciativa Una Franja Una Ruta, el plan de infraestructura promovido por el rival geopolítico de Estados Unidos.

Los verdaderos amigos están ahí cuando los tiempos se ponen difíciles… gracias a China, desafortunadamente, estos días son muy retadores

Estados Unidos ha logrado que los 14 de países de la región se inscriban en América Crece hasta ahora, en comparación con los 19 del BRI. ¿Entonces qué ofrece? ¿Y los países que necesitan financiación para el desarrollo tienen que elegir entre uno u otro?

¿Qué es América Crece?

Si bien Una Franja Una Ruta se ha vuelto muy visible en los medios, pocos detalles sobre América Crece, cuya versión ampliada se lanzó en diciembre de 2019, existen más allá de las preguntas frecuentes en línea. Propone un "enfoque de todo el gobierno" para ayudar a las naciones latinoamericanas a acceder a la inversión privada para proyectos de energía, carreteras, puertos y aeropuertos.

$60mil-millones

El nuevo presupuesto de préstamos de la Corporación Financiera de Desarrollo de USAID

No hay fondos adicionales disponibles para esta infraestructura vital. Más bien, "aprovechará los programas existentes [y] el compromiso diplomático", dice su página web. Dicho esto, una institución de apoyo es la recientemente creada Development Finance Corporation (DFC), que forma parte de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que ha aumentado los límites para la inversión en el extranjero de 60.000 millones de dólares en comparación con los 29.000 millones de dólares de su encarnación anterior, la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC), señalan los analistas estadounidenses.

El programa ofrece ayudar a los países a "mejorar sus marcos regulatorios y estructuras de adquisiciones", un compromiso que puede considerarse para abordar las críticas de algunos académicos estadounidenses y ONG latinoamericanas de que la adjudicación de proyectos de energía y minería a empresas chinas en Venezuela, Ecuador y Argentina ha sido opaca.

“América Crece no trata de competir con empresas estatales chinas para construir infraestructura”, dice R. Evan Ellis, profesor de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de Estudios de Guerra del Ejército de los Estados Unidos. "Estados Unidos quiere aprovechar la inversión del sector privado para traer prosperidad y, a través de la transparencia y el buen gobierno, demostrar que es una opción mejor y más sostenible para la región que las prácticas a veces depredadoras de China".

Sin embargo, si bien el Una Franja Una Ruta promete, al menos en papel, promover el "desarrollo verde", las referencias a la sostenibilidad en los documentos de política de América Crece se refieren a procesos transparentes y financiamiento competitivo, aunque algunos expertos dicen que las inversiones se adherirían naturalmente a estándares sociales y ambientales más altos. Hasta ahora, al igual que el BRI, los principales préstamos de América Crece han respaldado en gran medida los combustibles fósiles.

En El Salvador, la DFC acordó prestar más de mil millones de dólares para una terminal integrada de importación de gas natural licuado (GNL) y una planta de energía de gas y 300 millones de dólares a Vista Oil and Gas, una empresa que cotiza en la Bolsa de Nueva York que desarrolla proyectos de gas de esquisto en Argentina.

Según Evan Ellis, el programa fomentará la inversión de empresas privadas de todo el mundo y "antepondrá las necesidades de la nación receptora".

“El programa Una Franja Una Ruta sigue la tradición de la Ruta de la Seda: busca re-configurar el mundo para beneficiar a China… América Crece no está diseñada para beneficiar a las empresas estadounidenses”, afirma.

¿Qué países se han inscrito?

Después de Panamá, O'Brien voló a Colombia, donde prometió más apoyo en proyectos de infraestructura y antidrogas a través de "Colombia Crece", según se informa por una suma de 5.000 millones de dólares.

Los funcionarios colombianos lo promocionaron como un seguimiento del Plan Colombia, según el cual los gobiernos de Bill Clinton y George Bush proporcionaron al país millones de dólares, principalmente para operaciones antidrogas. La financiación continuó bajo la administración Obama, aunque se redirigió en gran medida a iniciativas de consolidación de la paz.

La administración Trump también ha seguido presionando a los países latinoamericanos para que cooperen con la agenda política global de Estados Unidos.

El programa Una Franja Una Ruta sigue la tradición de la Ruta de la Seda: busca re-configurar el mundo para beneficiar a China… América Crece no está diseñada para beneficiar a las empresas estadounidenses

Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Chile, Guyana, Jamaica, Surinam, Uruguay y los países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) también se han adherido al programa. Muchos también han respaldado el BRI, con las notables excepciones de Brasil y Argentina, que está sopesando un acuerdo.

Aparte de Argentina, se podría considerar que todos los signatarios tienen gobiernos amigables con los Estados Unidos. Sin embargo, al igual que con Una Franja Una Ruta y las empresas chinas, es poco probable que las naciones que no se unan a América Crece noten mucha diferencia en el nivel de inversión privada estadounidense que atraen.

¿Qué opinan China y América Latina?

Si bien América Crece aún no ha sido mencionada en los medios públicos chinos, varios think-tanks y académicos locales han planteado el proyecto como un desafío directo a Una Franja Una Ruta en América Latina, y los críticos más directos lo etiquetan como "Una nueva doctrina Monroe". una referencia a una política del siglo XIX que define a América Latina como el área de influencia exclusiva de Estados Unidos.

Un documento de agosto de 2020 de Guo Yu, investigador asistente del Ministerio de Comercio de China, pronosticó que América Crece tendría efectos concretos limitados, pero debería ser visto como parte de una estrategia más amplia por parte de la administración Trump para "formar un grupo, que está destinado a afectar las políticas de China y los desarrollos futuros en América Latina y el Caribe ”.

Guo instó a China a mantener la "determinación estratégica" de seguir con Una Franja Una Ruta en América Latina y, basándose en los libros blancos del Ministerio de Relaciones Exteriores de China sobre América Latina, mejorar las comunicaciones y la transparencia con respecto a su agenda de política regional.

Contrario a la promesa de América Crece de mejorar la gobernanza, la iniciativa parece forzar a los países latinoamericanos a elegir a un socio de desarrollo, según Sun Hongbo, investigador asociado del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales.

"La administración Trump también ha seguido presionando a los países latinoamericanos para que cooperen con la agenda política global de Estados Unidos, haciendo que los países latinoamericanos enfrenten más desafíos para adherirse al multilateralismo y participar en las reformas de la gobernanza económica global", escribió Sun recientemente en Contemporary World, una revista bajo los auspicios del Departamento de Enlace Internacional del Partido Comunista del Comité Central de China.

En el pasado, cuando las delegaciones estadounidenses traían delegaciones de ayuda a Panamá, a menudo querían cambios en la política interna de Panamá.

En Panamá, escenario esencial de la tensión geoestratégica entre Estados Unidos y China en virtud de su canal interoceánico, se ve claramente el impulso diplomático de Estados Unidos contra la inversión china. Antes de la pandemia, China encontró congeladas sus conversaciones comerciales y descalificadas a sus empresas de las licitaciones.

En los días posteriores a la detección del primer caso de Covid-19 panameño en marzo, China Construction America, una subsidiaria de la estatal China State Construction Engineering Corporation (Cscec), ofreció convertir el recientemente construido Centro de Convenciones de Amador en un hospital con 1500 camas. La oferta fue rechazada por el gobierno a favor de un hospital más pequeño que sufrió retrasos y acusaciones de corrupción y solo recibió a sus primeros pacientes el 11 de junio.

“El hospital fue solo el ejemplo más destacado, pero el gobierno panameño también rechazó las ofertas chinas de máscaras y otros equipos, pero esto no se hizo público”, dice Fernando Aparicio, profesor de Historia de las Relaciones Internacionales en la Universidad de Panamá. “Panamá decidió, en cambio, pagar por lo que China nos ofrecía gratis”.

Más allá de las promesas imprecisas de ayudar en el desarrollo de una infraestructura muy necesaria, en América Crece está implícita la práctica familiar de obligar a los países latinoamericanos a evitar a los adversarios estadounidenses. Y al menos en Panamá, parece estar funcionando.

“En el pasado, cuando las delegaciones de Estados Unidos traían delegaciones de ayuda a Panamá, a menudo querían cambios en la política interna de Panamá”, dice Aparacio. “Lo discutido por Cortizo y O’Brien no se ha hecho público, pero parece que tiene que ver con la política exterior, con la relación de Panamá con China y Cuba”.