Megapuerto brasileño amenaza a fuentes de agua y pescadores

El complejo de Porto Sul servirá para exportar minerales de hierro y cereales, aunque ha generado polémica por sus impactos. Mientras tanto, empresas chinas abandonan un acuerdo para construirlo.

Share

Porto Sul água Bamin rio pesca Bahia megaporto agricultor poluição ponte governo Rui Costa

Tierra quemada. Antes de las obras del puerto, el agricultor João Ferreira tenía una casa y un terreno donde podía plantar una variedad de cultivos para la subsistencia de su propia familia. Ahora, no queda nada (Imagen: Victor Uchôa)

Tras paralizarse frente a la casa en la que él y su familia vivieron durante 20 años, el agricultor João Ferreira se adentra en un terreno recientemente removido por las excavadoras y presionado por una apisonadora.

Antes de que llegaran las máquinas, cultivaba habas, repollo, cacao y bananas, entre otros vegetales, que alimentaban a su familia de cuatro personas y, cuando se vendían, le garantizaban ingresos mensuales de unos 1.600 reales (280 dólares). Ahora sólo quedan los escombros de la casa, rodeados de tierra seca.

"Era feliz con mi vida sencilla, tenía todo lo que necesitaba. Mi tierra, el agua, mi casa arreglada con cerámica. Ahora mira cómo estoy viviendo", dice Ferreira, que vive en una cabaña de 18 metros cuadrados hecha de tablas, sin instalación de agua. ¿El baño? "En una palangana, para la ropa y todo lo demás". ¿Y para ir al baño? "Por ahí, por el monte".

Desde que nació hace 47 años, este agricultor vive en la aldea de Itariri, una zona rural a las afueras de la ciudad de Ilhéus, en el estado brasileño de Bahía. Pero en 2020 se iniciaron las obras de construcción de un puerto y su complejo de servicios, llamados conjuntamente Porto Sul, un proyecto que ha llegado, literalmente, a la puerta de los hogares.

Presentado por el gobierno de Bahía en 2007, el complejo, que se está construyendo dentro del área de protección ambiental (APA) de Lagoa Encantada y Río Almada, ha sido objeto de un eterno debate entre inversores, organismos públicos, ecologistas y comunidades locales.

El Porto Sul es el eje costero de un plan tripartito que incluye también Pedra de Ferro -una mina de hierro en la ciudad interior de Caetité- y la línea ferroviaria Oeste-Este (Fiol), que conecta estos dos puntos, separados por 510 kilómetros. La terminal, cuya apertura está prevista para 2026, podrá manipular hasta 42 millones de toneladas de minerales y granos al año para su exportación a países como China.

La mina de Caetité, el puerto de Ilheus y el tramo de ferrocarril que los conecta pertenecen a la misma empresa, Bahia Mineração (Bamin), cuya participación mayoritaria está en manos de la compañía kazaja Eurasian Resources Group (ERG). El grupo tiene negocios en Rusia, China y países africanos, y es objeto de una investigación en curso de ocho años por parte de la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido por sospecha de corrupción.

Sólo la construcción del puerto, según Bamin, requerirá una inversión de 4.000 millones de reales (697 millones de dólares), que será realizada íntegramente por la empresa, que también fue responsable de la construcción de la cabaña de madera donde vive actualmente João Ferreira. "Después de mucha insistencia", según sus palabras.

Pavimentación de muelles

El Porto Sul consistirá en una zona de almacenamiento en tierra y una sección marítima situada a 3,5 kilómetros de la costa, aunque el complejo sólo está en las primeras fases de construcción, como indican los carteles que actualmente cuelgan en el exterior del recinto. Sin embargo, los impactos naturales y humanos ya están empezando a surgir.

42 millones de toneladas


de minerales y granos será la capacidad de flujo anual del puerto en 2026, año programado para su inauguración

En Itariri, se están talando 17 hectáreas de la Mata Atlántica para darle paso a una carretera que conectará la vía férrea con el puerto. Como consecuencia de esta deforestación, autorizada por el Instituto de Medio Ambiente y Recursos Hídricos de Bahía (INEMA), han quedado al descubierto varios manantiales de agua.

Diálogo Chino visitó la región en octubre y encontró al menos diez manantiales rodeados de lonas, instaladas por Bamin en un intento de evitar la inminente muerte de las fuentes de agua. Según el último censo brasileño -de 2010, y por lo tanto ya obsoleto- más de 3.000 personas viven en las zonas cercanas al proyecto de la carretera, y dependen de estas aguas para beber y cultivar.

Sólo en el asentamiento de Bom Gosto, 80 familias viven de la producción agrícola, según un estudio de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT). Después de que el gobierno de Bahía le expropiara su parcela de tres hectáreas para realizar obras, João Ferreira encontró refugio en el asentamiento.

Están matando los arroyos que nos abastecen

"Un proyecto puede cambiar, pero un manantial no cambia de lugar. Tienen que cambiar el trazado de esta carretera", dice.

Solicitando el anonimato porque teme represalias, una mujer nacida en la región dice que la carretera se abrió en el tramo más importante de los manantiales.

"Pasaron por encima de la mejor agua de la región", dice la mujer, una agricultora a la que la carretera de acceso al puerto cortó su campo por la mitad. Antes, dice, sacaba agua limpia de un pozo en su propio patio. En el lugar, encontramos agua turbia y un olor nauseabundo, resultado de la descomposición de la vegetación cortada alrededor del manantial.

porto sul bamin
Los residentes solían sacar agua limpia de los pozos, una situación muy diferente a la actual, con agua turbia y la suciedad (Imagen: Victor Uchôa)

"Están matando los arroyos que nos abastecen", observa Elielson Teles Santos, presidente de la asociación agrícola Nova Jerusalém, que agrupa a los reasentados en Bom Gosto. Afirma que Bamin ha instalado pozos de registro bajo la carretera, para permitir la canalización del agua de los manantiales. Pero Teles Santos no está satisfecho: "Eso no sirve de nada porque están talando el bosque. Ningún manantial puede sobrevivir sin vegetación".

"Sin agua, miles de personas aquí en Itariri verán en riesgo sus medios de vida. Y hay más: no habrá comida en el mercado, [por lo que] es malo para todo el pueblo", añade.

En una respuesta por correo electrónico, Bamin afirmó que actúa "en cumplimiento" de las licencias concedidas por los organismos públicos. Añadió que las fuentes de agua fueron cartografiadas y que, cuando es necesario, se modifica el trazado del camino. La empresa también afirma que la suciedad en los manantiales tras la deforestación es superficial y temporal.

Aunque es responsable de la gestión y supervisión del APA donde se está construyendo el puerto, el instituto estatal de medio ambiente, INEMA, respondió por correo electrónico que las preguntas sobre la construcción debían hacerse al Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA), el organismo de ámbito federal responsable de su autorización.

porto sul bamin
La Ordenanza No. 22,102 autorizó la deforestación de 17 hectáreas dentro del Área de Preservación Ambiental y otorgó la licencia de instalación del proyecto (Imagen: Victor Uchôa)

La respuesta del INEMA, sin embargo, parte de una premisa falsa: el organismo estatal fue el encargado de autorizar la limpieza de la vegetación para la construcción de las vías de acceso al puerto, en la zona donde se encuentran los manantiales afectados.

El 15 de enero de 2021, el INEMA publicó la Norma Administrativa 22.102, autorizando la deforestación de las 17 hectáreas dentro del APA y otorgando la licencia de instalación para la empresa.

La actuación de la agencia también se explicita en los términos del compromiso socioambiental, firmado por Bamin y los organismos públicos -entre ellos el INEMA-, que tenía como objetivo prevenir y mitigar los daños de la obra.

La pesca artesanal se ve afectada por el puerto

La construcción del puerto ya está afectando a quienes viven de la tierra, pero también a los que se ganan la vida en el agua.

El río Almada es la principal fuente de ingresos de más de diez comunidades ribereñas, cuyas familias viven de la pesca de camarones y peces como la lubina, y de la recolección del cangrejo azul de tierra, o guaiamu, como se le conoce en la zona. A lo largo de las orillas del río, pero no demasiado lejos de la costa, la comunidad de Vila Juerana tiene un gran atractivo turístico, no sólo por ofrecer baños de agua dulce, sino también por sus bares que sirven los "frutos de la Almada".

Pero estos medios de vida se ven amenazados por la construcción del megapuerto. Una vez que haya viajado por la vía férrea, el mineral de hierro se almacenará en Porto Sul, en instalaciones que ocuparán 1.500 hectáreas en la zona de la cuenca del río.

Un experto en este río, el pescador artesanal José Mendes de Jesus, de 70 años, dice que "antes había una fila de barcos" operando en el río, hasta que comenzaron las obras del puerto en agosto de 2020. "Sólo había que echar un sedal y venían las lubinas, todas grandes. Hoy, si pescas un kilo, incluso eso es mucho", añade.

porto sul bamin
El pescador artesanal José Mendes de Jesús acompañó al periodista en canoa por el río, remando durante 20 minutos desde Juerana hasta el puente inaugurado en septiembre con la presencia del gobernador de Bahía, Rui Costa. Fue la primera estructura completada oficialmente conectada al puerto (Imagen: Victor Uchôa)

  Mendes de Jesus acompañó a nuestro reportero en canoa por el río, remando durante 20 minutos desde Juerana hasta un puente inaugurado en septiembre en presencia del gobernador de Bahía, Rui Costa. Fue la primera estructura conectada al puerto que se completó oficialmente.

"Vimos explosiones en el agua, amontonamientos en el fondo del río. No hay caladero que lo aguante", recuerda Mendes de Jesús. "Había muchos peces donde está ese puente. Antes había muchos peces. Ahora no queda nada. Me dan ganas de llorar".

Además de señalar las pérdidas que ya han sufrido quienes viven de la pesca, la profesora Mônica Santos, que forma parte de la junta directiva de la asociación de vecinos de Vila Juerana, teme problemas futuros para la comunidad: "¿Qué pasará cuando este mineral entre en contacto con el agua? ¿Y qué pasará con la respiración de la gente, con este polvo de hierro?

"Los turistas vienen aquí a bucear y a comer lo que sale del río", señala Santos. "¿Quién va a querer bañarse en mineral y comer pescado con mineral?".

porto sul puerto
La profesora Mônica Santos, miembro del consejo de la Asociación de Vecinos de Vila Juerana, teme las consecuencias para la salud del mineral de hierro que se transportará por el puerto. Para ella, el turismo en la región también podría verse afectado por el megaproyecto (Imagen: Victor Uchôa)

Lo que se teme que ocurra en Vila Juerana ya es una realidad en el municipio de Licínio de Almeida, a 500 kilómetros. Los camiones transportan la producción de la mina de Caetité, que ya funciona bajo la dirección de Bamin, a través del municipio. Sus habitantes conviven con nubes de polvo de mineral de hierro que invaden sus casas, contaminan sus alimentos y perjudican su respiración.

Compensación inadecuada

Los pescadores de Vila Juerana están, como muchos pescadores brasileños, organizados en una "colonia" pesquera, conocida como Colonia Z-34, con sede en Ilhéus. El presidente de la Z-34, Reinaldo dos Santos, conocido como Zé Neguinho, también está preocupado por Porto Sul, especialmente por la parte marítima del complejo, donde atracarán los grandes buques de carga, que se ubicarán en la principal zona de pesca de la región, el Duro de Aritaguá, que sirve a Ilhéus y a otras cuatro ciudades.

La ciencia explica ampliamente la capacidad de la zona para abastecer a estas ciudades: en la desembocadura del río Almada hay una falla geológica, el Cañón de Almada, que funciona como un enorme depósito submarino de materia orgánica y, por tanto, alberga microorganismos, así como pequeños camarones -llamados sarica por los pescadores- e incluso peces más grandes de interés comercial.

"Nadie está en contra del desarrollo", dice Zé Neguinho, "pero ¿cómo van a sobrevivir los pescadores si están acabando con nuestros caladeros?"

Imagina la tristeza de ver este mineral destruyéndolo todo

Sólo la Z-34 cuenta con 2.700 asociados, un contingente que ya supera los 1.500 empleos directos que Bamin espera generar al inicio de la explotación de la terminal portuaria, según la empresa.

En la otra colonia de Ilhéus, la Z-19, hay más de 870 pescadores. También hay cinco asociaciones de pescadores y mariscadores que funcionan de forma independiente a las colonias, y que suman más de 2.000 profesionales de la pesca.

"Todo está conectado. La Lagoa Encantada abastece al río Almada. El río Almada desemboca en el mar, en el Duro de Aritaguá. Imagina la tristeza de ver este mineral destruyéndolo todo", añade Zé Neguinho.

La Lagoa Encantada es una laguna de unos 20 kilómetros cuadrados, rodeada de cascadas y canales que también funcionan como viveros marinos, y acoge a los turistas durante todo el año.

puerto
Lagoa Encantada atrae a turistas por su belleza natural. El lago también abastece al río Almada, que corre el riesgo de contaminarse con el puerto (Imagen: Victor Uchôa)

En respuesta a las preguntas de Diálogo Chino, Bamin dijo que la construcción del puente sobre el río Almada preservó los bosques ribereños circundantes, y que el monitoreo del río por parte de la empresa indica que no hay impactos en la pesca.

La empresa también declaró que mantiene un diálogo permanente con los pescadores y que ya está en marcha un programa de compensación de la actividad pesquera. Sin embargo, la empresa no nos informó de en qué consiste este programa.

Los pescadores dicen que la comunicación con la empresa es difícil. Juntos, las colonias y las asociaciones han elaborado una lista de reivindicaciones compensatorias, que incluye la renovación de la flota, la compra de equipos para los barcos y su sede, y cursos de cualificación para los pescadores artesanales, como por ejemplo, de pesca oceánica.

puerto
El río Almada solía ser un lugar de abundancia donde se formaban líneas de botes para pescar. Desde la construcción del puente que conecta el puerto, la realidad ha cambiado drásticamente (Imagen: Victor Uchôa)

En cambio, según los pescadores, Bamin ofreció unos 12.800 reales (2.228 dólares) por colonia y 7.000 reales (1.218 dólares) por asociación. Las cifras fueron confirmadas a Diálogo Chino por cuatro pescadores que participaron en las negociaciones. Bamin no respondió a las preguntas sobre este tema.

En la colonia Z-34, si la cantidad ofrecida se dividiera a partes iguales entre los miembros, cada uno recibiría 4,74 reales (0,83 dólares) como compensación por el impacto del Porto Sul en su actividad profesional.

Las empresas chinas abandonan el megaproyecto

En 2017, un consorcio formado por China Communications Construction Company (CCCC) y China Railway Group Limited (CREC) firmó un memorando de entendimiento con el gobierno estatal y ERG para participar en el proyecto que une el puerto, el ferrocarril y la explotación minera. Sin embargo, las empresas chinas han decidido no continuar con el acuerdo.

Diálogo Chino se puso en contacto con ejecutivos de las dos empresas chinas para que comentaran los motivos de la retirada del acuerdo, pero no recibió respuesta.

De este modo, las obras quedan exclusivamente a cargo de Bamin, que se enfrenta a críticas por los impactos del puerto en la costa, y de las operaciones de la mina en el sertão de Caetité. Los habitantes de la zona han denunciado daños en las casas por las explosiones, daños medioambientales e incumplimiento de los acuerdos con la comunidad por parte de los contratistas.

Ganador solitario


Además de Porto Sul, Bamin ganó el tramo 1 de Fiol con la oferta mínima de R $ 32,7 millones. La empresa tendrá el ferrocarril durante 35 años.

Esta zona es también el punto de partida del primer tramo del ferrocarril de Fiol, que se extenderá 537 kilómetros hasta el puerto. En abril, Bamin fue la única empresa interesada en la concesión de este tramo en una subasta celebrada por el gobierno federal. Con la oferta mínima de 32,7 millones de reales (5,7 millones de dólares), compró la vía férrea por 35 años.

Según los planes originales del proyecto, la Fiol recorrerá un total de 1.527 kilómetros entre Ilhéus y Figueirópolis, en el estado de Tocantins.

Todavía no hay previsión para la subasta de la concesión del segundo tramo de la vía férrea, que se extenderá entre Caetité y Barreiras, en el oeste de Bahía, pero la agroindustria regional sigue de cerca el asunto. Durante un evento en vivo realizado en mayo de este año, el presidente de la Asociación de Agricultores y Regantes de Bahía (AIBA), Odacil Ranzi, dijo que la entidad aboga por un ajuste del proyecto ferroviario, para que las instalaciones de almacenamiento previstas para el oeste de Bahía se ubiquen más cerca de las explotaciones de soja, maíz y algodón.

Se contactó a la AIBA, pero no hubo respuesta. También se contactó al gobierno del estado de Bahía, el IBAMA y el ayuntamiento de Ilhéus para interrogarlos, pero no respondieron.