Autopista financiada por China promete aliviar a Colombia

La autopista Mar 2 ha sido una de las primeras asociaciones público-privadas de América Latina con un patrocinador chino, y hace avanzar el plan de infraestructuras 4G de Colombia

Compartir

colombia carretera

Las mejoras de las carreteras en Colombia se aceleran tras años de retraso. Una nueva carretera, Mar 2, mejorará las conexiones entre las ciudades costeras y Medellín, la capital del departamento de Antioquia, en la foto. (Imagen: IMF Photo / Joaquin Sarmiento / Flickr CC BY-NC-ND 2.0)

“Siempre hemos tenido un camino de tierra, y si le ponen un poquito de asfalto para que quede mejor, nosotros estamos felices”, dice Teófilo Lemos, gerente del Puerto Pisisí, ubicado en Urabá, costa pacífica del departamento de Antioquia. Lemos se encuentra entre los que están encantados con la perspectiva de Mar 2, que forma parte del programa de infraestructuras de "cuarta generación" del gobierno, cuyo objetivo es mejorar la conectividad por carretera en todo el país. 

Colombia tiene una ventaja frente a otros países de Sudamérica: tiene salida al océano Pacífico y al mar Caribe. Sin embargo, muchos consideran que esa gran oportunidad comercial y de desarrollo no ha sido aprovechada. Durante años viajar por tierra, mover mercancía del centro del país a los puertos y viceversa, ha sido una pesadilla: derrumbes constantes, mal estado de las vías y la inseguridad debida al largo conflicto armado han provocado a menudo retrasos y dificultades en el camino.

Las carreteras 4G de Colombia


El país sudamericano ha tenido dificultades durante mucho tiempo para mejorar su red de carreteras, pero hay esperanzas de mejoras mientras avanza su Cuarta Generación de Concesiones Viales, lanzada en 2014. Hasta ahora, se han entregado tres autopistas, y la siguiente, Mar 2, se completará a mediados de 2022.

En 2014, Colombia era el país menos competitivo de todos los integrantes de la Alianza del Pacífico, según el Banco Mundial. Tomaba 14 días exportar mercancía mientras que en Perú y México lo hacían en 12. En esa época Colombia tenía 900 kilómetros de doble calzada para conectarse con 5 puertos, mientras que Chile tenía 1500 kilómetros para conectarse con 32 puertos. En 2018, los desvíos que debían hacer los camiones de carga por la mala calidad de las carreteras le costaron al sector del transporte 5.6 billones de pesos colombianos (1 488 millones de dólares), de acuerdo con un informe de la Cámara Colombiana de Infraestructura. 

Para saldar parte de esta deuda con la infraestructura, el gobierno impulsó el proyecto de infraestructura conocido como Cuarta Generación de Concesiones Viales de Colombia. El programa 4G propone un paquete de obras estructuradas en grupos y corredores viales en diferentes zonas del país. Estas concesiones empezaron a adjudicarse en 2014 y tienen como objetivo combatir la baja competitividad de Colombia por el rezago en la infraestructura vial. 

Las vías 4G buscan que el presupuesto para las carreteras pase del 1% al 3% del PIB y construir más de 8 mil kilómetros de vías en todo Colombia. A la fecha se han entregado tres autopistas que suman casi 500 kilómetros. El próximo a entregarse (a mediados de 2022) es la autopista Mar 2, de 254 kilómetros, ubicada en el departamento de Antioquia, el noroccidente de Colombia. Una obra que ha empezado a aliviar a algunas personas, como Teófilo Lemos.   

La financiación del proyecto Mar 2 también ha venido del extranjero, a través de una asociación público-privada (APP) con bancos japoneses y chinos, en lo que se cree que fue el primer acuerdo de infraestructura de APP en América Latina con un patrocinador chino, cuando se firmó en 2015. La concesión también vio a la China Harbour Engineering Company (CHEC) adjudicarse el contrato para construir la carretera en 2015, junto con cinco empresas constructoras nacionales, como parte del consorcio Autopistas Urabá. Las asociaciones público-privadas con entidades chinas se han convertido en un formato cada vez más frecuente para la inversión en infraestructuras en Colombia, y pueden ofrecer un mecanismo eficaz para que Colombia realice futuros proyectos propuestos en el marco del programa 4G. 

A medida que la autopista se acerca a su finalización, se espera que signifique un cambio en una región -y un país- que lleva mucho tiempo luchando por mejorar su red de carreteras.

Mar 2: un hito importante

Mar 2 hace parte de un gran conjunto de obras 4G que comenzaron en 2014 con las autopistas Pacífico 1, 2 y 3, ubicadas entre el suroeste del departamento de Antioquia y el eje cafetero. Estas buscan conectar estas regiones con el Pacífico suroccidental y específicamente con Buenaventura, el puerto más grande Colombia, que mueve el 60% de toda la mercancía que entra y sale del país. Unidas a ellas están la autopista Mar 1 y 2 que buscan que sea más rápido atravesar el departamento de Antioquia de sur a norte hasta llegar a la región de Urabá en la que están ubicados tres puertos (Puerto Pisisí, Puerto Antioquia y Darien International Port) y al mar Caribe. 

La autopista Mar 2 conecta al municipio de Cañasgordas con Necoclí, ubicado en la costa pacífica, en el noroeste de Antioquia. La obra está dividida en seis Unidades Funcionales (UF) y el objetivo es reducir el tiempo de viaje desde Medellín, la capital del departamento de Antioquía, hasta Necoclí de ocho a cuatro horas.

Mar 2 fue concesionada a Autopistas Urabá S.A.S que está conformada por las empresas China Harbour Engineering Company (CHEC), SP Ingenieros S.A.S, Pavimentar S.A, Sonacol S.A.S, Unidad de infraestructura y Construcciones Asociadas S.A.S y Termotécnica Coindustrial. Actualmente se encuentra en un 75.29% de ejecución en todas sus unidades funcionales. Según Carlos Gaviria, vicepresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Mar 2 debe entregarse a mediados de 2022. 

Para muchos, esta autopista es considerada un proyecto importante, incluso simbólico, no solo para Antioquia, sino para toda Colombia. Además de mejorar la conectividad, su financiamiento puede ser un ejemplo para el desarrollo del país, como también, según se informa, la primera inversión privada realizada por una empresa de construcción china y el primer financiamiento de China Development Bank bajo el programa de infraestructura vial 4G de Colombia.

“Nos complace apoyar a CHEC en una transacción histórica que puede desbloquear futuros acuerdos para continuar este progreso en el cumplimiento de las necesidades de infraestructura de la región", declaró Luis Maria Clouet, asociado del bufete de abogados internacional Clifford Chance a LexLatin, un medio centrado en el sector legal latinoamericano. La publicación también citó declaraciones de la firma estadounidense Holland & Knight, que declaró que el proyecto es uno de los primeros en América Latina en ser financiado a través de una asociación público-privada (PPP) con un patrocinador chino.

Esta APP se llevó a cabo gracias a dos líneas de crédito: una por valor de 652 millones de dólares, concedida conjuntamente por el Banco de Desarrollo de China, que aportó 418 millones de dólares, y la Corporación Bancaria Japonesa Sumitomo Mitsui, que aportó los 84 millones de dólares restantes. El segundo flujo de crédito es de 150 millones de dólares, de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), de propiedad estatal de Colombia.

De acuerdo con estimaciones publicadas por la concesión Autopistas Urabá, Mar 2 generará más de 14 billones de pesos (3700 millones de dólares) como resultado de las transacciones realizadas durante la etapa de construcción, y la tasa de crecimiento anual del PIB del departamento de Antioquia pasará del 4,5% al 6%. 

Aunque la obra actualmente avanza a buen ritmo y ya hay un sector en operación, el proyecto sufrió algunos retrasos desde que los trabajos comenzaron en 2018. Con la llegada del COVID 19 al país en 2020 hubo varias temporadas de cuarentena estricta que frenaron las obras. Gaviria explicó a Diálogo Chino que, para mitigar el retraso, a cada UF se le otorgaron 96 días adicionales para la construcción. 

Por otro lado, en esa zona del país confluyen regiones montañosas y selváticas con alta pluviosidad, lo cual también llevó a que las obras se detuvieran para evitar riesgos de deslizamiento durante las temporadas de lluvias. Finalmente, el paro nacional ocurrido entre abril y junio de 2021 también ocasionó cierre de vías, problemas en la importación de suministros y situaciones de orden público como la quema de un peaje en la vía.   

Un proyecto esperado

En algunas ocasiones los proyectos de infraestructura del tamaño de Mar 2 generan críticas por su mala planeación y ejecución, por el impacto ambiental que generan o porque las comunidades que habitan la región ven invadido su territorio. 

En Colombia los casos más sonados recientemente tal vez sean el desplome del puente Chirajara en la vía Bogotá-Villavicencio, el atraso de años por temas de corrupción en la vía conocida como Ruta del Sol, proyecto concesionado a un grupo de empresas entre las que estaba la firma brasileña Odebrecht -envuelta en escándalos de corrupción- o el lento avance que retrasó la entrega del túnel de La Línea, en el oeste del país. Sin embargo, Mar 2 parece tener otro panorama, con un amplio apoyo y expectativas ante la finalización de la autopista, y con escasa controversia. También ha supuesto un impulso para el empleo local. Según estimaciones del Ministerio de Transporte desde 2018, la construcción de la autopista ha creado casi diez mil empleos. 

China Colombia Chinese companies investments
También: Nuevos horizontes para la inversión china en Colombia

Teófilo Lemos, gerente del Puerto Pisisí, ubicado en el municipio de Turbo, dijo a Diálogo Chino está feliz con esta nueva autopista. “Las obras quedan y esa carreta es una bendición”, comentó. 

Con Mar 2 no solo mejorará la infraestructura vial, el transporte y la logística en Colombia: una mejor carretera también significa más posibilidades de fortalecer el turismo en la región. 

Hernán Holguín, secretario de gobierno del municipio de Uramita, también ha manifestado a Diálogo Chino su satisfacción por la carretera, y sus perspectivas de desarrollo creciente de su ciudad:  “Nuestro municipio ahora va a quedar a dos horas de Medellín (la capital de Antioquía) en un punto intermedio entre la capital y el Urabá. Nos estamos alineando con estas grandes obras, por eso estamos construyendo un malecón para atraer turismo y unas bodegas para que los productores de cacao y limón puedan almacenar sus productos. También tenemos contemplado hacer un paradero donde habrá hoteles y restaurantes”.

Por otro lado, Holguín dice que Mar 2 será un alivio para Uramita porque uno de los nuevos viaductos está ubicado detrás del municipio, lo que permitirá que los camiones de carga que van hacia Urabá transiten por allí y no por la cabecera municipal como sucede actualmente. 

Sin embargo, más al norte, en el municipio de Dabeiba, conocido como la Puerta del Urabá, dicen estar preocupados porque la autopista Mar 2 en vez de conectarlos a la región va a aislarlos. 

“Antes de entrar a Dabeiba está el túnel, la salida queda a 200 metros del parque principal, pero hicieron un muro de más de seis metros que impide entrar al pueblo”, dice Leyton Urrego, alcalde de Dabeiba a Diálogo Chino. Y añade: “hay que avanzar más de 3 kilómetros hasta llegar al retorno y luego regresar por el mismo camino, es decir que hay que recorrer más de seis kilómetros adicionales para llegar”. 

Urrego propone que haya un retorno a 200 metros de Dabeiba y no a 3 kilómetros. Para eso le pidió un estudio de predimensionamiento básico a la empresa China Harbour Engineering Company y espera ser escuchado.

El actual gobierno, antes de terminar su periodo este año, espera entregar al menos cuatro autopistas 4G de las ocho que están en construcción solo en el departamento de Antioquia. Mar 2 es una de ellas. Mientras tanto, el pueblo colombiano espera dejar en el olvido todo el tiempo y dinero perdido en carreteras que no han conseguido mejorar sus vidas, y esperan que, esta vez, los proyectos aporten las mejoras que prometen.